Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Tenía que ser Ginebra y su Salón del Automóvil para que Volkswagen presentara en Europa su nuevo modelo eléctrico: el BUDD-e.

Este vehículo monovolumen es el primer modelo fabricado en base a una nueva y progresiva matriz tecnológica de Volkswagen para vehículos eléctricos: la plataforma MEB. La autonomía del monovolumen es de hasta 533 kilómetros (NEFZ). Las baterías del BUDD-e pueden recargarse al 80% en 30 minutos, característica que, combinada con una autonomía similar a la de los vehículos de gasolina actuales, supondrá el paso decisivo hacia una nueva etapa de la movilidad eléctrica.

El carismático diseño del BUDD-e es típico de un icono. Este es un Volkswagen que refleja la historia de la marca y, al mismo tiempo, avanza hacia el futuro próximo con una clara precisión. Además, ofrece la máxima conectividad.

El BUDDe, equipado con la última generación de sistemas de infoentretenimiento, se convierte en una interfaz móvil entre el mundo exterior y el mundo a bordo del monovolumen. Uno de los fascinantes detalles es el vanguardista manejo y el tratamiento de la información.

El concepto de manejo es más intuitivo que nunca. El control táctil y gestual están completamente entrelazados; ya no existen los interruptores ni las teclas. Incluso es posible abrir las puertas realizando gestos.

Las pantallas individuales se funden para formar paneles de infoentretemiento de gran tamaño; los espejos analógicos se convierten en pantallas digitales. Todo un mundo nuevo.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

6 − 4 =