Alemania ingresasá este año más de 2.000 millones gracias a un superávit exportador récord de 40 TWh

1
Planta fotovoltaica de Templin, en Alemania.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Planta fotovoltaica de Templin, en Alemania.
Planta fotovoltaica de Templin, en Alemania.

El Instituto Fraunhofer ha anunciado que Alemania ingresó 1.700 millones en 2014 con la venta de sus excedentes de electricidad y que este año esa cifra podría superar los 2.000 millones. Asimismo, Alemania puede lograr este año un superávit exportador récord de 40 TWh de electricidad. “En los últimos años, Alemania fue capaz de asegurar precios más altos por sus exportaciones de electricidad de lo que pagó por las importaciones de electricidad”, explicó el profesor de Fraunhofer, Bruno Burger.

Los datos son dignos de tener en cuenta. Las exportaciones de la industria farmacéutica alemana a Japón en 2014 alcanzaron los 2.600 millones y las exportaciones de queso lograron superar los 2.700 millones. Por tanto, los 2.000 millones en exportación de electricidad es un nivel que podría considerarse significativo, y ello ha sido posible gracias a los 118 TWh de producción de electricidad añadidos al mercado eléctrico germano por las fuentes de energía renovables en los últimos cinco años.

Alemania, además, necesita imperiosamente ir reemplazando la electricidad generada por la nuclear y el carbón, y parece estar en camino de hacerlo. Además, en su transición energética los ingresos obtenidos por la exportación podrían ayudar a alcanzar sus objetivos si se utilizan para expandir las energías renovables. Si Alemania ha exportado casi  4.000 millones en excedentes de electricidad en los dos últimos años, probablemente sea una cantidad suficiente para posicionar al país como el principal exportador de electricidad de Europa en los próximos años.

Cuando, tras el desgraciado accidente de Fukushima, Alemania decidió cerrar paulatinamente sus centrales nucleares y apostar por seguir una estrategia de energía renovable –la Energiewende de Angela Merkel- no podría haber vislumbrado entonces con la claridad que lo puede hacer ahora, que existía un potencial desconocido de lograr unos pingües beneficios mediante la exportación de electricidad.

La realidad actual nos presenta un panorama en el que, si la energía solar y la eólica siguen bajando sus costes y sus precios como se espera, los ingresos provenientes de las exportaciones de electricidad seguirían aumentando, pero ¿cuánto? En un país con un PIB de alrededor de 3,6 billones de euros, tal vez 2.000 millones al año no es mucho, pero algo parece que está cambiando, ya que cada día las energías renovables van dejando de ser una opción   meramente medioambiental en aras a conseguir un mundo más sostenible y evitar el desastre del cambio climático para convertirse en una opción atractiva desde el punto de vista económico.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

Trece − Doce =