Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

No será porque no lo está intentando el Ayuntamiento de Barcelona. El equipo de Ada Colau se ha metido entre ceja y ceja que Barcelona sea una ciudad sostenible y que sea autosuficiente energéticamente. O al menos ese es el objetivo.

Este diario ya ha contado los planes del Ayuntamiento con la creación de la comercializadora eléctrica pública más grande de España, Barcelona Energia. También hemos contado los planes del consistorio catalán para que los edificios públicos autoconsuman energía solar. Un programa bastante caro, unos 12 millones de inversión para solo 2 MWp de fotovoltaica.

Y ahora Barcelona ha puesto el punto de mira en el ciudadano. Ha puesto en marcha un plan para desarrollar el autoconsumo en la ciudad, en buena parte de los edificios de viviendas y oficinas de la capital.

Para ayudar a los barceloneses a consumir su propia energía, el Ayuntamiento de Barcelona ha creado un mapa de los recursos energéticos de la ciudad. Así, cualquier ciudadano puede saber si en su casa hay suficiente radiación solar o si incluso merece la pena apostar por la minieólica.

El mapa clasifica los edificios según su aprovechamiento energético (solar fotovoltaico, solar térmico o minieólica) y, además, da información sobre la energía que se podría generar, el ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero y el coste estimado de la inversión que habría que realizar.

El mapa proporciona una superficie de captación de 7.899.532 m 2 , teniendo en cuenta que se han considerado como óptimas para la generación de energía solar las cubiertas con radiación disponible.

Según estos datos, el potencial generador de las azoteas es de:

  • 1.191 GWh al año de energía solar fotovoltaica, cantidad equivalente al 50% aproximadamente del consumo eléctrico del sector doméstico de Barcelona del año 2012.
  • 5.495 GWh al año de energía solar térmica, el equivalente al consumo anual para obtener agua caliente sanitaria de aproximadamente 4.000 piscinas como las Picornell.


El nuevo Programa de impulso a la generación de energía solar en Barcelona, también tiene previsto una serie de subvenciones y bonificaciones fiscales para facilitar la instalación de sistemas de energía renovables en los edificios particulares privados.

Actualmente ya existe una bonificación del 50% del IBI durante tres años para instalaciones de generación solar (térmica y fotovoltaica) y se estudia la aplicación de otros descuentos (ICIO, IAE, etc.)

Por otra parte, también se está trabajando en varias medidas de acompañamiento, como la creación de una ventanilla única para la tramitación de instalaciones de generación energética y para, simplificar los trámites de gestión.

El principal problema que se encuentran los ciudadanos de Barcelona es que el autoconsumo compartido en las comunidades de vecinos no está permitido bajo el real decreto de autoconsumo. No pueden reducir así el consumo energético de sus viviendas, aunque sí pueden hacerlo de la propia comunidad de vecinos.

Si la vivienda es unifamiliar puede hacerlo en cualquier momento, pero si se trata de una comunidad de vecinos, por mucho que uno quiera no puede hacerlo. Y eso deberían explicarlo desde el Ayuntamiento antes de que los ciudadanos se dediquen a gastar dinero innecesariamente por mucha ayuda o bonificación fiscal que puedan darle desde el consistorio.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

quince − 13 =