Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El Parlamento Europeo quiere más renovables en la UE. El objetivo marcado del 27% de renovables para todo el territorio UE, sin hacerlo vinculante para cada país, parece quedarse corto.

La propuesta de la Comisión Europea, marcada en la nueva Directiva de Renovables, a raíz del Acuerdo de París, parece tener los días contados. Este agosto, la Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo ha estado trabajando en las más de 1.000 enmiendas que hay de los distintos grupos parlamentarios sobre el texto inicial procedente de Bruselas.

De esos trabajos, hay algo que queda claro. El objetivo del 27% es poco y hay consenso para que se aumente, e incluso que se haga vinculante para cada uno de los países de la Unión Europea.

Para 2020, todos los países tienen la obligación de cumplir el objetivo del 20% de renovables, así como el del 20% de eficiencia y de reducción de emisiones. Pero para 2030, ese objetivo no se hizo vinculante para los países, sino que se haría global de la UE. Un país con más renovables en su mix energético podía compensar que otro no llegara a ese porcentaje.

El español José Blanco (Grupo socialista), que es ponente en la Comisión, ha asegurado que “necesitamos un acuerdo que alcance más del 27%” para el año 2030, argumentando que “esto es un tema social”. Europa necesita una nueva directiva que “no sea inmediatamente obsoleta”, explicó el político del PSOE.

Blanco afirmó que el número y el tipo de enmiendas presentadas sugieren que la nueva legislación debería incluir objetivos vinculantes para los Estados miembros para 2030, así como objetivos más ambiciosos en general.

El principal escollo que encuentran los europarlamentarios es que la nueva Directiva de Renovables basa sus números en datos de 2014, es decir, que tiene en cuenta el coste de las tecnologías limpias de ese año, cuando realmente a día de hoy es bastante distinta esa cifra. Son más baratos y por ello se podrían hacer más renovables.

“Hay que esperar a que la Comisión nos proporcione nuevos datos”, ha dicho Hans-Olaf Henkel, del grupo político Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y vicepresidente de la comisión parlamentaria.

En dicha reunión de agosto, estuvo presente la Comisión Europea a través de un representante y afirmó que Bruselas está en proceso de actualización de su evaluación de impacto, que inicialmente utilizó los datos de asunción de costes a partir de 2014 y que pronto estaría funcionando con los más actuales escenarios.

Aún así, y a pesar de que hay consenso para aumentar los objetivos de renovables, siempre existe alguna oveja negra. Es el caso de algún miembro del Grupo Popular que creen que es más importante una mayor gobernanza que imponer un objetivo vinculante a cada país, según cuenta el portal Euractiv.

Otros parlamentarios creen que de poco importa poner mayores objetivos verdes si luego no se acompaña de una legislación que de verdad estimule la inversión para alcanzar esos objetivos.

El próximo año tiene que estar ya aprobada la Directiva de Renovables. La próxima reunión de esta comisión parlamentaria será crucial para ver si finalmente Europa se toma en serio liderar las renovables en el mundo. Pero para eso habrá que esperar a noviembre.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Diez + dos =