Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un grupo de empresarios con sede en Asia ha presentado una visión extraordinaria sobre la creación una superred de energía eléctrica global. ¿Se imaginan una red mundial interconectada solo con renovables? Este es el sueño de Geidco, un proyecto asiático con el que conectar la electricidad de todo el mundo en 2050.

La energía limpia y renovable pronto será más barata que las fuentes contaminantes tradicionales, pero aún hay un gran problema que resolver. Se tiende a ser generada en lugares inconvenientes, en momentos inoportunos que no necesariamente coinciden con el lugar donde se necesita.

Parte de este problema podría resolverse con baterías de almacenamiento, pero mientras estas tecnologías no se hagan accesibles, la solución se encuentra en la red. O eso creen estos emprendedores.

Un grupo internacional de empresarios está trabajando en un esquema muy ambicioso para enlazar todo el mundo en una red eléctrica interconectada que permitiría que la energía renovable se pueda generar y utilizar en cualquier momento, desde cualquier lugar del planeta.

La Organización de Desarrollo y Cooperación Global de Interconexión Energética (Geidco) es un grupo con sede en China, que ahora tiene acuerdos con las compañías de energía en China, Corea del Sur, Rusia y Japón, así como con las utilities, fabricantes de equipos y universidades de 14 países.

El proyecto, aunque parezca mentira, es bastante simple. Por ejemplo, cada vez que hay una oferta grande de energía en alguna parte (la hidráulica china) no hay otro lugar en el mundo en el que la demanda coincida con un pico de generación tan alto. Cuando es mediodía en el desierto de Gobi, y la generación de energía solar está en su apogeo, es hora de la cena en el Reino Unido o está amaneciendo en América. Las demandas son distintas. Siempre hay un sitio en el mundo donde brilla el sol, sopla el viento, llueve, etc.

El primer paso de Geidco es construir una superred conectada en Asia que podría llevar a la enorme capacidad de generación de energía renovable del desierto de Gobi del norte de China hasta el este de Japón.

La idea es trabajar en líneas de transmisión eléctrica de alta tensión, miles de kilómetros de red que funcionan con más de 1.000 kilovoltios AC / 800 kilovoltios DC. La alta tensión reduce las pérdidas a través de largas distancias, y tanto Rusia y Japón ya tienen miles de kilómetros de líneas de muy alta tensión en funcionamiento. Estos palidecen en comparación con la infraestructura de China. Desde 2009 el gigante asiático ha construido cerca de 15.000 kilómetros de líneas eléctricas, pero de distinto tipo.

Después de Asia, Geidco quiere trabajar para interconectar los países de cada continente. El objetivo es lograrlo en 2030. Y luego el último paso sería conectar cada sistema continental para crear la superred global. Todo ello con la inestimable ayuda de un incremento de la capacidad de energía renovable que logre cubrir al menos el 90% de la demanda mundial.

La creación de la mayor red de energía renovable no es fácil. El proyecto va a tener muchos obstáculos en el camino. Desde asuntos geopolíticos, a quién controla la red, quién da la estabilidad de la red en un mundo interconectado, o los enormes costes de las infraestructuras implicadas.

Pero por intentarlo que no quede.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

20 − 12 =