Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La capacidad instalada de las energías renovables aumentó un 9% en 2016, lo que marca un nuevo récord en todo el mundo, con un nivel de inversión un 23% inferior al del año anterior, según ha informado ONU Medioambiente.

El informe “Tendencias Globales de Inversión en Energía Renovable 2017“, publicado por la ONU junto a la Escuela de Frankfurt y Bloomberg New Energy Finance, señala que la energía eólica, solar, de biomasa y de residuos, geotérmica, hidroeléctrica y marina aportaron en 2016 un total de 138,5 gigavatios, frente a los 127,5 del año anterior.

La inversión total fue de 241.600 millones de dólares (excluyendo las grandes hidroeléctricas), la más baja desde 2013, en gran parte como resultado de la caída de los costes, ya que el gasto medio por megavatio de energía fotovoltaica solar y eólica se redujo en más de 10%.

“La tecnología limpia, cada vez más barata, ofrece a los inversionistas una oportunidad real de obtener más con menos”, aseguró en un comunicado el jefe de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim.

En su opinión, “este es el tipo de situación -una donde coinciden las necesidades de ganancias con las necesidades de las personas- que impulsará el cambio hacia un mundo mejor para todos”.

El informe también señala que la proporción de electricidad procedente de fuentes renovables -excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas- aumentó de un 10,3% a 11,3%, lo que impidió una emisión de dióxido de carbono estimado en 1,7 gigatoneladas.

Según la Agencia Internacional de la Energía, el cambio a las energías renovables es una de las principales razones por las que las emisiones de gases de efecto invernadero han permanecido estancadas en 2016 por tercer año consecutivo, a pesar de que la producción en la economía mundial creció 3,1%.

Aunque la caída de la financiación se debió principalmente a la reducción de los costes tecnológicos, el informe también documenta una desaceleración en China, Japón y otros mercados emergentes.

Por ejemplo, México, Chile, Uruguay, Sudáfrica y Marruecos registraron caídas de un 60% o más, debido al lento crecimiento previsto de la demanda de electricidad y a los retrasos en las subastas y la financiación.

Sin embargo, la inversión aumentó en Europa un 3% hasta los 59.800 millones, principalmente por el Reino Unido (24.000 millones) y Alemania (13.200 millones).

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × dos =