Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El pasado 14 de octubre de 2016, la Secretaría de Estado de Energía, comandada por entonces por Alberto Nadal, emitió un informe desfavorable sobre la Proposición de Ley sobre medidas urgentes de fomento del autoconsumo, presentada por el grupo parlamentario Ciudadanos, en el que aseguraba que el impacto económico en impuestos que dejarían de recaudarse sería de 235 millones de euros. Unos 162 millones si se estima que el 2% del consumo eléctrico se produce con autoconsumo y 73 millones adicionales si se introdujera el balance neto.

Este informe que lo dio a conocer este diario, venía a tumbar cualquier medida que hiciera bajar el precio de la luz por el simple hecho de que el Estado dejaría de recaudar menos ingresos.

Ahora, la Unión Fotovoltaica Española (UNEF) ha realizado un contrainforme en el que asegura que el impacto real del autoconsumo es un 80% inferior al que dice el Ministerio de Energía. De los 235 millones que dice el Gobierno, el impacto calculado por UNEF sería tan solo de 45 millones de euros.

Si se tuviese en cuenta solo el autoconsumo de renovables, el impacto sería de 21,5 millones y si solo fuese el autoconsumo fotovoltaico, la cifra se desplomaría hasta los 940.000 euros.

Energía dice en su informe que el autoconsumo supone el 2% del consumo eléctrico basando esta cifra en las apreciaciones del sector, sin especificar la fuente ni utilizar los datos oficiales del Registro de Autoconsumo del Ministerio.

Según el Registro de Autoconsumo del Ministerio la cobertura actual de la demanda con autoconsumo es del 1,19%. Siendo el porcentaje de las instalaciones de autoconsumo que están sujetas al pago del peaje de respaldo de solo el 0,46%. Asimismo las instalaciones de solo renovables representan solo el 0,22% mientras que el autoconsumo fotovoltaico constituye el 0,01% del total de la demanda eléctrica española.

impacto-autoconsumo-unef

Para tener en cuenta el impacto real del autoconsumo que se propone en la normativa que pide toda la oposición, solo hay que tener en cuenta el porcentaje de instalaciones de autoconsumo que ahora pagan el denominado ‘impuesto al sol’ o peaje de respaldo. Es decir, lo mismo que tuvo en cuenta el Gobierno si se llevara a cabo esa nueva normativa.

El Ministerio recoge en su informe que una mayor penetración del autoconsumo tendría un impacto negativo ya que estaría relacionado con una bajada directa del precio del pool. Sin embargo, “esto debería considerarse como algo positivo para el sistema ya que implica una reducción de la facturación para los consumidores”, afirma UNEF en su contrainforme.

El precio medio del mercado pool previsto para 2017 será de 42,31 euros MWh según la Orden de Peajes elaborada por la propia Secretaría de Estado de Energía y no de 50 euros MWh como supone el informe firmado por Alberto Nadal en octubre.

Ya solo por la demanda real de las instalaciones de autoconsumo y la diferencia de precios en el pool, la caída del impacto económico es abismal.

En el escenario supuesto por el Gobierno de un precio medio del pool de 50 euros MWh, la pérdida de ingresos en impuestos sería de 74 millones. Esta cifra, caería hasta los 19,8 millones para todas las instalaciones de autoconsumo sin impuesto al sol, hasta 9,5 millones considerando todas las tecnologías renovables, y sería solo de 0,4 millones de euros si solo se tiene en cuenta el autoconsumo fotovoltaico.

Por otro lado, la pérdida de impuestos recaudados por ingresos por peajes bajaría desde los 14 millones estimados por el Gobierno, hasta los 3,2 millones si se tiene en cuenta el autoconsumo que ahora paga el impuesto al sol. La cantidad caería hasta 1,5 millones considerando todas las tecnologías renovables, y sería solo de un poco más de 67.000 euros si solo se considera al autoconsumo fotovoltaico.

En cuanto a la aportación extra de los Presupuesto Generales del Estado, el Gobierno cree que la cantidad sería de unos 10 millones. Sin embargo, con los datos de UNEF, el autoconsumo se comería 2,3 millones de los PGE, en el caso de solo contar las tecnologías renovables caería a 1,1 millones y sería solo de un poco más de 49.000 euros si solo se considera al autoconsumo fotovoltaico.

A todo ello, hay que restar el impacto del balance neto que presupone el Gobierno. La normativa propuesta por Ciudadanos como al actual registrada en el Congreso que pretende tumbar el impuesto al sol, no requiere ningún tipo de balance neto, por lo que los 73 millones adicionales por esta medida no los contempla UNEF en el informe porque no tendría impacto alguno.

Saldo positivo

Asimismo, el informe de la patronal fotovoltaica asegura que en el supuesto de que se ingresasen en el sistema en un año 100 MW de autoconsumo fotovoltaico, el saldo positivo en retornos fiscales y costes anuales evitados al Estado supondrían unos 73 millones de euros.

En este escenario, la pérdida de ingresos no sería superior a los 5 millones, por lo que en cualquier caso el saldo sería positivo para el Estado con ingresos de más de 68 millones, asegura UNEF.

Adicionalmente, la patronal fotovoltaica considera en su informe que el saldo positivo procedente del ahorro anual en eficiencia, emisiones de CO2 evitadas y en importaciones de combustibles fósiles para esos 100 MW se estiman en unos 7,6 millones de euros.

Cabe decir que el informe de UNEF no recoge el impacto económico que suponen, por ejemplo, las ventas de paneles solares o lo que recaudaría en IRPF con los nuevos trabajadores para la instalación de esos megavatios.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dos × tres =