Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los fabricantes de automóviles han establecido ambiciosos planes para electrificar sus flotas en los próximos años. Sin embargo, existen numerosas dudas sobre el precio de los vehículos eléctricos, su aceptación por los consumidores y su efecto en la rentabilidad de las empresas. Para despejar algunas de estas interrogantes, Bloomberg New Energy Finance (BNEF) acaba de publicar un interesante informe titulado When Will Electric Vehicles be Cheaper than Conventional Vehicles? en el que pronostica que el precio de los coches eléctricos alcanzará la paridad con los convencionales de combustión interna en 2025.

evolucion-del-precio-medio-de-coche-electrico-en-usa-precio-del-convencional-y-proporcion-de-los-costes-de-las-baterias

Según los autores del informe, los coches eléctricos a baterías (BEV) seguirán siendo más caros que los vehículos de motor de combustión interna (ICE) durante los próximos 7 a 9 años, dependiendo del segmento. Pero a finales de la década de 2020 los coches eléctricos serán en promedio más baratos que los coches convencionales en EEUU y Europa en todos los mercados y segmentos, aunque para los coches pequeños la brecha será marginal. “Creemos  -dice el informe- que estas señales de los precios impulsarán la compra masiva de vehículos eléctricos”.

Las reducciones de costes dependen en gran medida de la fabricación en masa, tanto de vehículos como de baterías. La política es crítica aquí, ya que las duras regulaciones de los combustibles jugarán un papel importante en la fabricación de coches eléctricos en los próximos 5-7 años. La reducción de las reglas en EEUU y otros países podrían echar por tierra la trayectoria de los descensos de precios pronosticados por BNEF en su informe.

Los precios de venta al por menor de vehículos han estado subiendo en los últimos años en EEUU y Europa por encima de sus tasas de crecimiento histórico, que han sido de alrededor del 1,5% en EEUU y del 2% en Europa. Como se puede ver en el siguiente gráfico, los coches pequeños y SUVs son en promedio más baratos en la UE que en EEUU. Un reflejo de unos vehículos consistentemente más grandes y potentes en EEUU en esto. En contraste, los coches medianos y grandes son ligeramente más caros en Europa. En cualquier caso, los precios de venta al por menor después de impuestos son más caros en Europa en todos los segmentos.

grafico-2-precios-de-los-coches-en-eeuu-y-europa

Con el fin de prever los precios de los vehículos, el informe presupone que en el futuro los coches eléctricos a baterías poblarán los distintos segmentos existentes en el mercado. Los autores del informe han asignado (ver cuadro) especificaciones de alcance y potencia, ya que dan por hecho que los coches eléctricos tendrán que competir en los segmentos más relevantes (los que se muestran en la tabla).

tabla-1-caracteristicas-asgnadas-a-los-coches-electricos

Los costes de las baterías están cayendo alrededor del 19% debido a la duplicación acumulada de la capacidad de fabricación, pero los autores del informe esperan que el aumento de la capacidad de fabricación y las mejoras tecnológicas que se introduzcan de aquí hasta el 2025 mantengan la caída de los costes aunque las reducciones de costes probablemente se ralenticen sobre una base anual.

Asimismo, el informe pronostica que la densidad promedio de las baterías se duplique en 2030 a más de 200 Wh / kg, tras las últimas mejoras en la química de las baterías, la mayor eficiencia de los materiales y su mejor ingeniería. Los efectos de estos avances tecnológicos son dos: unos requisitos de capacidad de batería más pequeños -hasta un 15% en 2030- y un menor peso del vehículo. (ver gráfico)

grafico-3-descenso-de-los-costes-de-las-baterias-y-evolucion-de-la-densidad-energetica-de-las-baterias

Los autores del informe esperan que los costes básicos de los vehículos como la chapa y el chasis disminuyan en los coches eléctricos debido a un diseño más sencillo y una más fácil fabricación. En el caso de los coches de combustión interna, estos costos aumentarán como consecuencia del aligeramiento del peso y las nuevas medidas sobre emisiones de CO2 y requisitos de los combustibles.

El informe prevé que los costes del tren de potencia eléctrico de los vehículos eléctricos, como los de los motores, inversores y electrónica, bajen cerca del 20-25% en 2030, principalmente debido al volumen de fabricación.

El componente más caro de los vehículos eléctricos en la actualidad es la batería, que supone aproximadamente el 50% del precio del coche, coste que como se puede ver en este otro gráfico se espera que baje hasta suponer entre el 18% y el 23% del precio total en 2030, según de qué segmento se trate. (Ver gráfico)

costes-de-las-baterias

En EEUU, los coches eléctricos y los de combustión interna tendrán el mismo coste en 2026 en todos los segmentos, mientras que en Europa los eléctricos alcanzarán la paridad un año antes en el segmento de medianos. Los eléctricos de tamaño pequeño no serán competitivos hasta finales de la década debido a los bajos precios de los coches convencionales de ese segmento.

En ambas regiones, los SUV y los vehículos grandes alcanzarán la paridad de precios después de 2026. Esto no parece haber disuadido a los fabricantes, que planean lanzar SUV y crossover eléctricos, aunque reconocen que la generación de beneficios importantes será un reto difícil para los próximos años hasta que los precios de las baterías bajen aún más.

Por último, BNEF pronostica en su informe que los coches eléctricos serán hasta un 15% más baratos que los convencionales de combustión interna en 2030, debido a que los vehículos de motor de combustión interna se encarecerán ligeramente en el futuro para cumplir con las estrictas normas ambientales, tesis que está apoyada por los análisis de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de EEUU, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EEUU (NHTSA)y de los fabricantes de automóviles.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

8 − 2 =