Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

perspectivas-de-la-transicion-energeticaLas emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía pueden reducirse en un 70% para 2050 y desaparecer completamente para 2060 con una perspectiva económica positiva, según los nuevos resultados publicados hoy por la Agencia International de la Energía Renovable (IRENA). El informe Perspectivas para la transición energética: necesidades de inversión para una transición energética baja en carbono, publicado con ocasión del Diálogo sobre la Transición Energética de Berlín, presenta el caso de que un mayor despliegue de energía renovable y eficiencia energética en los países del G20 a nivel mundial puede lograr las reducciones de emisiones necesarias para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados Celsius, evitando los impactos más severos del cambio climático.

“El Acuerdo de París refleja una determinación internacional sin precedentes para actuar sobre el clima. La atención debe centrarse en la descarbonización del sistema energético mundial, ya que representa casi dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero “, dijo el director general de la IRENA, Adnan Z. Amin. “El argumento económico para la transición energética nunca ha estado más claro. Hoy en día, en todo el mundo, se están construyendo nuevas plantas de energía renovable que generarán electricidad por un costo menor que las plantas de energía de combustibles fósiles. En 2050, la descarbonización puede alimentar el crecimiento económico sostenible y crear más nuevos puestos de trabajo en las energías renovables.

“Estamos en una buena posición para transformar el sistema energético mundial, pero el éxito dependerá de una acción urgente, ya que los retrasos aumentarán los costos de la descarbonización”, agregó Amin.

Si bien la inversión en energía necesaria para descarbonizar el sector energético es importante -29 billones de dólares hasta 2050-, apenas representa una pequeña parte (0,4%) del PIB mundial. Además, el análisis macroeconómico de IRENA sugiere que dicha inversión creará un estímulo que, junto con otras políticas favorables al crecimiento,

  • Impulsará el PIB mundial en un 0,8% hasta 2050;
  • Generará nuevos puestos de trabajo en el sector de las energías renovables que compensarían con creces las pérdidas de empleo en la industria de los combustibles fósiles, creando nuevos puestos de trabajo mediante actividades de eficiencia energética;
  • Mejorará el bienestar social mediante importantes beneficios adicionales para el medio ambiente y la salud gracias a la reducción de la contaminación atmosférica.

En 2015 se emitieron 32 gigatoneladas (Gt) de CO2 relacionadas con la energía. El informe señala que las emisiones tendrán que caer continuamente hasta 9,5 Gt en 2050 para limitar el calentamiento a menos de dos grados por encima de las temperaturas preindustriales. El 90% de esta reducción de las emisiones de CO2 de la energía se puede lograr mediante la expansión del despliegue de energía renovable y la mejora de la eficiencia energética.

primary_co2_zoom

La energía renovable representa ahora el 24% de la generación mundial de energía y el 16% del suministro de energía primaria. Para lograr la descarbonización, el informe señala que, para 2050, las energías renovables deberían ser el 80% de la generación eléctrica y el 65% del suministro total de energía primaria.

El informe también describe cómo la transición del sector energético necesita ir más allá del sector eléctrico en todos los sectores de uso final. Las energías renovables deben suponer la mayor parte de la generación de electricidad en 2050, en  base a un rápido crecimiento, especialmente en el caso de la energía solar y eólica, en combinación con las redes activas y nuevas prácticas operativas. Pero también, los sectores de la edificación, la industria y el transporte necesitan más bioenergía, calefacción solar y electricidad a partir de fuentes renovables que sustituyan la energía convencional. Los vehículos eléctricos deben convertirse en el tipo de automóvil predominante en 2050. La producción de biocombustibles líquidos debe crecer diez veces. Edificios eléctricos de alta eficiencia deben convertirse en la norma. El despliegue de bombas de calor debe acelerarse y un total combinado de 2.000 millones de edificios tendrán que ser construidos de nuevo o renovados.

En el informe se piden esfuerzos políticos para crear un marco propicio y rediseñar los mercados de la energía. La intensificación de las señales de precios y la fijación de precios sobre el carbono pueden ayudar a crear condiciones equitativas cuando se complementan con otras medidas, y el informe hace hincapié en la importancia de considerar las necesidades de las personas sin acceso a la energía.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × tres =