Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los centros de datos de Google y las oficinas que alojan a sus más de 60.000 empleados serán totalmente alimentados por energía renovable a partir del próximo año, en lo que la compañía ha denominado un “momento histórico”.

El gigante de Internet ya es el mayor comprador corporativo del mundo de electricidad renovable, y el año pasado el 44% de la energía comprada por la compañía fue generada en parques eólicos y solares. Ahora será el 100%, y un ejecutivo de la compañía dijo que no descartan invertir también en energía nuclear en el futuro.

“Estamos convencidos de que esto es bueno para los negocios, no se trata de un mero lavado de cara ecológico. Esto es para nosotros un cierre de precios a largo plazo. Cada vez más, la energía renovable es la opción más barata”, dijo Marc Omán, director de energía de Google en Estados Unidos. “Nuestros fundadores están convencidos de que el cambio climático es una amenaza real inmediata, por lo que tenemos que poner todo o que podamos de nuestra parte”.

Las empresas tecnológicas han estado sometidas a un creciente control de la huella de carbono de sus operaciones, que han crecido tan rápido que ahora representan aproximadamente el 2% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, rivalizando con la industria de la aviación.

Omán dijo que a Google le había costado cinco años alcanzar su objetivo de ser 100% renovable, fijado en 2012, debido a la complejidad relacionada con la negociación de acuerdos de compra de energía. “Es una tarea complicada, no apta para todo el mundo: las empresas más pequeñas tendrán problemas con los documentos. Estamos comprando energía en gran cantidad de diferentes jurisdicciones, por lo que los acuerdos no se limitan a un simple cortar y pegar”.

La mayor demanda de energía de la compañía corresponde a sus centros de datos y admite que su sed de energía sigue creciendo a pesar los experimentos realizados para mejorar su eficiencia energética mediante inteligencia artificial.

En 2015, Google compró 5,7 teravatios hora (TWh) de electricidad renovable, un poco menos que los 7,6 TWh generados por todos los paneles solares del Reino Unido ese año . La mayor parte de la energía proviene de los parques eólicos de EEUU.

Omán dijo que si bien la caída del precio de la energía solar y de la eólica significaba que habían sido las tecnologías más baratas para llegar a ser 100% renovables en 2017, Google busca ahora la firma de acuerdos a 10 años para poder bajar su huella de carbono con tecnologías no intermitentes  como la hidroeléctrica, la biomasa y la nuclear.

“Queremos hacer contratos con las formas de energía renovable que son más similares a la carga base, como la hidroeléctrica de bajo impacto; también podría ser la biomasa si la fuente de combustible es sostenible, o podría ser nuclear. Estamos pensando en todas las formas de generación baja en carbono”.

Pero dijo que la nueva nuclear era “controvertida” porque  los problemas de seguridad eran mucho más importantes que con las energías renovables, y el precio era “mucho más difícil [de determinar]” que cuando financias los paneles solares o las turbinas eólicas.

“Nosotros no queremos descartar la firma de un contrato nuclear si cumple con nuestros objetivos de bajo coste y seguridad, además de una red lo suficientemente cercana. No lo descartamos, pero hoy por hoy no podemos decir que haya proyectos nucleares que cumplan estos requisitos”, dijo.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

siete − 3 =