Japón da marcha atrás con la solar por sus altos costes y vuelve a apostar por la nuclear

1
La central nuclear de Mihama ha calausurado los reactores 1 y 2.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
La central nuclear de Mihama ha calausurado los reactores 1 y 2.
La central nuclear de Mihama ha calausurado los reactores 1 y 2.

El Gobierno nipón considera que la energía solar aún resulta muy costosa y que por ello jugará un papel menor de aquí a 2030, mientras que la generación nuclear tendrá un peso más contundente para ayudar a abaratar la factura de la luz a los consumidores.

Así lo refleja un documento sobre el “mix” energético más idóneo para Japón durante los próximos 15 años que el Ministerio de Economía, Comercio e Industria publica y que adelanta el diario Nikkei.

El estudio sitúa el coste de lo generado por plantas fotovoltáicas en 2030 en hasta 15,5 yenes (11 céntimos de euro/13 centavos de dólar) por kilovatio/hora frente a los 10,1 yenes (7 céntimos/8 centavos) de las nucleares.

De este modo el Gobierno estima que la solar, renovable en la que se ha invertido mucho en los últimos años en el país asiático (se ha superado de largo el centenar de plantas fotovoltaicas de nueva construcción desde 2011), debería aportar solo un 7%por ciento de toda la electricidad consumida en 2030 por sus altos costes.

El texto habla de una aportación total de entre el 22% y el 24% en lo referente a fuentes renovables. Además del 7% correspondiente a la energía solar, la mareomotriz supondría un 9% y la biomasa un 4-5%, mientras que plantas eólicas y geotérmicas producirían en torno al 3% restante.

A través del llamado sistema “feed-in tariff”, que se aplica en muchos países desarrollados y que Japón adoptó en 2012 a raíz del accidente de Fukushima, las eléctricas están obligadas a comprar la energía producida mediante renovables a precios prefijados, siendo los consumidores los que abonan el sobrecoste.

Sobrecostes

El ministerio calcula que ese sobrecoste total superará los 1,32 billones de yenes (10.190 millones de euros/11.090 millones de dólares) durante este ejercicio y los 3 billones (23.160 millones de euros/25.195 millones de dólares) en 2030.

Precisamente por eso contempla una aportación de las centrales nucleares de entre el 20% y el 22% de cara a ayudar a abaratar la factura de la luz que abonarán los consumidores y también una posible revisión del “feed-in tariff”.

Pese a la fuerte oposición que muestra la opinión pública en Japón, el actual Ejecutivo nipón liderado por el primer ministro Shinzo Abe busca la reactivación de centrales nucleares -todas las de Japón permanecen actualmente apagadas a raíz de Fukushima- tras la aprobación de estándares de seguridad más estrictos.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

5 × dos =