Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La energía solar, que ha sido tan costosa que solo tenía sentido económico en las naves espaciales, se está abaratando a un ritmo tan rápido que va a dejar fuera de juego a las plantas de carbón e incluso de gas mucho antes de lo que se preveía hasta ahora.

Esa es la conclusión del informe New Energy Outlook 2017 publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF) sobre la evolución de los mercados de electricidad y combustible hasta 2040. El grupo de investigación estima que la solar ya rivaliza con el coste de las nuevas centrales eléctricas de carbón en Alemania y EEUU, y en 2021 lo hará también en los mercados de rápido crecimiento como China e India (ver gráficos).

grafico-1-china

 

grafico-2-eeuu

El escenario sugiere que la energía verde está echando raíces más rápidamente de lo anticipaba la mayoría de los expertos. Esto significaría que la contaminación mundial por dióxido de carbono provocada por los combustibles fósiles puede disminuir después de 2026, en contraste con el pronóstico central de la Agencia Internacional de la Energía AIE), que ve las emisiones en constante aumento en las próximas décadas.

“Los costes de las nuevas tecnologías están cayendo de tal manera que es más una cuestión de tiempo que si,” dijo Seb Henbest, investigador de BNEF en Londres y autor principal del informe.

Los autores del informen resumen el futuro energético mundial en estas 10 claves:

  1. La eólica y la solar dominarán el futuro de la electricidad. El 72% de los 10,2 billones de que se gastarán en nueva generación de energía a nivel mundial hasta 2040 se invertirá en nueva eólica y plantas de energía solar fotovoltaica.
  2. El desafío de la energía solar al carbón se generaliza. La solar ya es al menos tan barata como el carbón en Alemania, Australia, EEUU, España e Italia. El coste normalizado de la electricidad a partir de energía solar se prepara para caer otro 66% hasta 2040. Para el 2021, se espera que será más barata que el carbón en China, India, México, Reino Unido y Brasil.

grafico-4-costes-solares 

  1. Los costes de la eólica terrestre caen rápido, y los de la eólica marina, más rápido aún. Los costes nivelados de la eólica terrestre caerán un 47% en 2040, gracias a turbinas más baratas, más eficientes y regímenes OPEX avanzados. En el mismo período, los costes de la energía eólica marina se reducirán la friolera de un 71%, ayudados por la experiencia, la competencia y las economías de escala.
  2. China e India liderarán la inversión en energía. Ellos representan el 28% y el 11% de toda la inversión en generación de energía hasta el 2040. Algo menos de un tercio de la inversión de Asia y el Pacífico se destinará a la eólica, un tercio a la energía solar, el 18% a la energía nuclear y el 10% a carbón y gas.
  3. El almacenamiento y la flexibilidad reforzarán el alcance de las energías renovables. El almacenamiento en baterías en los sistemas a gran escala compite cada vez más con el gas natural para proporcionar la flexibilidad del sistema en momentos de demanda pico. En conjunción con las baterías a pequeña escala, el almacenamiento ayudará a que la penetración de las energías renovables llegue al 74% en Alemania, el 38% en EEUU, el 55% en China y el 49% en India en 2040.
  4. Los vehículos eléctricos impulsarán el uso de electricidad. En Europa y EEUU, los vehículos eléctricos representarán el 13% y el 12% de la demanda de electricidad en 2040. Los vehículos eléctricos de carga flexible, cuando se están generando las energías renovables y los precios al por mayor son bajos, ayudarán al sistema a adaptarse a las intermitentes solar y eólica.
  5. El amor por la energía solar crece entre los propietarios de viviendas. Para el año 2040, la fotovoltaica sobre las azoteas representará hasta el 24% de la electricidad en Australia, el 20% en Brasil, el 15% en Alemania, el 12% en Japón, y el 5% en EEUU y la India. Esto, combinado con el crecimiento de las energías renovables a gran escala, reduce la necesidad de las plantas de carbón y gas a gran escala existentes.
  6. El carbón alcanza el punto de no retorno. La debilidad de la demanda, unas energías renovables baratas y el cambio al gas del carbón recortarán el uso del carbón en un 87% en Europa y un 45% en EEUU en 2040, mientras que la generación de carbón continuará creciendo en China, pero alcanza su máximo en 2026. Un 18% de las nuevas centrales de carbón previstas no llegarán a ser construidas. Eso significa que 369GW serán cancelados.
  7. El gas es un combustible de transición, pero no en la forma en que la mayoría de la gente piensa. La inversión en centrales eléctrica de gas alcanzará los 804.000 millones, lo que se traducirá en un 16% más de capacidad en 2040. Sin embargo, a excepción de las Américas, donde el gas es abundante y barato, las plantas de gas actuarán principalmente como una de las tecnologías flexibles necesarias para ayudar a satisfacer los picos y proporcionar estabilidad al sistema. El
  8. El pico mundial de emisiones del sector eléctrico se alcanzará en 2027. Las emisiones de CO2 por la generación de energía aumentarán en una décima antes de alcanzar su máximo en 2026, luego caerán más rápido de lo que se había estimado anteriormente, alineándose con la generación pico del carbón de China. Sin embargo, una inversión mayor de 5,3 billones de dólares en 3,9TW de la capacidad libre de carbono sería necesaria para mantener el planeta en una trayectoria de 2 grados centígrados.

grafico-3

Los datos sugieren que la eólica y la solar se están convirtiendo rápidamente en las principales fuentes de electricidad, dejando a un lado la percepción de que son demasiado caras para competir con los combustibles tradicionales. Para el año 2040, eólica y solar supondrán casi la mitad de la capacidad instalada de generación en el mundo, frente a sólo el 12% actual, y representarán el 34% de toda la energía generada, en comparación con el 5% actual, concluye  BNEF.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

4 + Nueve =