Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Va un español, un francés y un alemán a pagar la luz y, de repente, se dan cuenta que el precio de su factura es inversamente proporcional a su renta per cápita, si se toma como referencia el mercado mayorista. Suena a chiste pero es el resultado de la comparativa realizada por el Barómetro energético de AEGE (Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía).

Desde 2012, la evolución de los precios medios en el pool de España, Francia y Alemania ha seguido la misma curva pero con cifras muy dispares. Alemania consigue en todas las franjas y en todos los años los precios más bajos, Francia se sitúa en el medio y en el puesto número uno del ránking se sitúa España con los precios más caros. Lo que demuestra que los altos precios son sistemáticos, independientemente de si hay más o menos agua en los embalses.

En estos últimos cinco años, mientras la horquilla de precios españoles se han situado entre los 39,7 €/MWh de 2016 y los 57,2 €/MWh de 2017 y en Francia entre los 34,7 €/MWh de 2014 y los 57,6 €/MWh, en Alemania se han rebajado hasta el mínimo de 29 €/MWh y el máximo de 42,6 €/MWh de 2012.

FUENTE: AEGE.
FUENTE: AEGE.

Pero si se observa la evolución de la cotización del mercado de futuros de electricidad, se agudiza esta tendencia. Los precios se disparan en España, incluso son un tercio más caros que los de Alemania, y 10 euros más que los de Francia.

mercado-de-futurosNo cabe duda que la electricidad en España, en el mercado mayorista, es más cara que en nuestros vecinos comunitarios, y su evolución, excepto los precios sorprendentemente baratos de 2016, han ido ‘in crescendo’ en los últimos años. Y todo pese a que en este periodo los costes añadidos al precio de mercado se han ido reduciendo casi hasta la mitad.

En el caso de los servicios de ajuste, de los 4,6 €/MWh de 2012 se han rebajado hasta los 2,9 €/MWh, y en los pagos por capacidad, de los 2,5 €/MWh iniciales se ha pasado a 1,2. Por el contrario, a partir de 2015 se han incorporado los pagos por interrumpibilidad, entre 1,9 y 2 €/MWh cada año.

El barómetro energético también presenta los precios de los principales combustibles o commodities del sector energético, como el precio del barril de Brent, del carbón API#2, del mercado de gas natural de referencia en Europa (TTF) o de los derechos de emisión de CO2, todos ellos componentes que influyen en mayor o menor medida en el precio final del mercado eléctrico, así como la evolución del tipo de cambio dolar/euro.

Y los resultados no dejan margen de duda. Desde enero de 2015 todas las materias primas han ido cayendo, en parte arrastradas por el desplome del precio del barril Brent, que de un pico de 115 dólares el 19 de junio de 2014 se derrumbó hasta los 46,59 dólares del 7 de enero de 2015. Incluso llegó a tocar suelo el 13 de enero de 2016 con un precio límite de 28 dólares.

Detrás de esta caída, fueron los demás. El gas sufrió una importante caída de sus precios en enero de 2016, al igual que el carbón. Solo se observa una ligera recuperación en los últimos meses, coincidiendo, precisamente, con la ola de frío que asoló media Europa, pero sin llegar a las cotas de años anteriores.

Evolución del precio de Brent

Evolución del precio de Brent.

Evolución del precio del gas natural

evolucion-del-precio-del-gas-natural

Evolución del precio del carbón

evolucion-del-precio-del-carbon

Evolución precio tonelada de CO2

evolucion-precio-tonelada-de-co2

Para la industria electrointensiva, los precios de la energía eléctrica son un asunto vital puesto que la electricidad llega a representar el 50% de sus costes, de ahí que una de sus principales reivindicaciones para ganar competitividad frente a sus homólogos europeos sea que se busquen soluciones, ya que el componente energético en las cuentas de las empresas les estrangula a la hora de competir.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

3 + diecisiete =