Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Tras lanzar el año pasado algunos mensajes a la industria solar fotovoltaica y a la industria renovable en su conjunto, la antigua Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA), hoy Solarpower Europe, se ha hecho eco de la conclusión adoptada por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y ha lanzado un llamamiento para que Europa haga una demostración de su liderazgo en energías renovables con un objetivo concreto: que la Unión Europea establezca un objetivo de energías renovables del 35% para el 2030, lo que requerirá marcos reguladores más flexibles.

En la cumbre del clima de París se fijó el objetivo mundial de limitar el aumento global de la temperatura del planeta  a 1,5 grados Celsius. Para lograr esto, la UE fijó un objetivo de energía renovable del 27% para el 2030. Sin embargo, Oliver Schaefer, presidente de Solarpower Europe, no cree que la meta propuesta sea lo suficientemente ambiciosa para contener el aumento global de la temperatura en 1,5 grados y pretende que la Comisión Europea, los Estados miembros y el Parlamento Europeo den un paso más allá. “Por tanto –dijo- hemos acordado unánimemente hacer un llamamiento para que se aumente hasta el 35% el objetivo de energía renovable para el 2030. La Unión Europea debe revisar los objetivos propuestos en 2014 en línea con la evolución mundial”.

Este impulso sin duda podría ser vigorizado por el alentador aumento de la capacidad solar en Europa y en todo el mundo en el año 2015. Durante la XI edición del Solar Market Workshop de SolarPower Europe, celebrada la semana pasada, la organización destacó la reversión de la tendencia de los dos años anteriores, en los que el mercado fotovoltaico europeo vio caer el volumen de la nueva capacidad instalada, para crecer un nada desdeñable 15% en 2015.

El Reino Unido, Alemania y Francia abrieron el camino de las nuevas instalaciones en 2015, ya que entre los tres representaron el 75% de las nuevas conexiones. Este incremento mantiene la posición de Europa como el continente con mayor potencia solar del mundo, con un promedio de casi el 4% de su consumo de electricidad suministrada por energía solar.

Para lograr una nueva ola de inversión en energía solar en Europa, Solarpower Europe ha señalado que debería orientarse la regulación hacia una energía inteligente que valore la flexibilidad. La mayoría de las redes eléctricas europeas ya están saturadas, lo que significa que debería ponerse el acento sobre la gestión inteligente de la energía y el almacenamiento.

En su intervención en el taller de la semana pasada en Bruselas, Paolo Frankl, director de la División de Energía Renovable de la AIE, argumentó repetidamente que poner un precio alto al carbono y a la electricidad al por mayor será insuficiente para que Europa pueda ver crecer de manera adecuada la inversión de energías renovables para cumplir sus objetivos climáticos. Frankl dice que se requieren señales políticas a largo plazo para una inversión suficiente en energía solar y eólica, pero también para una mayor interconectividad de la red, la gestión inteligente de la demanda y el almacenamiento de la electricidad.

El CEO de SolarPower Europe, James Watson dijo que “la potencia reactiva y el equilibrio negativo se pueden lograr mediante los sistemas fotovoltaicos por sí solos, mientras que la suma del almacenamiento de los sistemas fotovoltaicos, el equilibrio positivo y el consumo autorregulado también pueden ser ofrecidos. Por lo tanto, lo que necesitamos ahora es un marco regulador adecuado para activar dichos servicios en un enfoque basado en el mercado”.

Este marco ha sido creado por el consorcio energético Universal Smart Energy Framework (USEF), el cual premia a los socios ​​por su flexibilidad, y ha sido diseñado para adaptarse a diferentes mercados. Sin embargo, como resultado de las regulaciones existentes en algunos países, el regulador nacional tendría que estar de acuerdo.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

siete − seis =