Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Es cierto. Nadie esperaba tan pronto el calor. Hace que no se veían estas temperaturas en un mes de junio que creo que nadie lo recuerda. Y cuando viene una ola de calor, lo normal es que la demanda eléctrica se dispare. Y es lo que ha sucedido estos dos últimos días.

Ese viernes se ha batido un nuevo récord de demanda eléctrica en este junio. Se ha alcanzado una punta de 38.835 MW utilizados a las 13.24 horas, según datos de REE. Pero es que un día antes ya se había superado la barrera de los 38.000.

Según el operador del sistema, los 38.835 MW de ayer es una punta que no se veía desde mediados de enero, cuando España, y toda Europa, sufrió una terrible ola de frío, que dejó tiritando las facturas de la luz con precios de la electricidad muy caros.

En ese caso, la demanda llegó a estar por encima de los 41.000 MW. Todavía queda recorrido, pero casi seguro que este verano se rozará esa marca.

demanda-real

En este caso, estos últimos días estamos viendo el precio en el pool español a más de 50 euros MWh. Y es que el hueco térmico se está adueñando del sistema eléctrico. Sin casi eólica, ni agua, entre carbón y ciclo combinados se está cubriendo el 40% de la demanda eléctrica.

A esto hay que añadir el consecuente aumento de emisiones.

Cuando la demanda es alta, las renovables son insuficientes. Además, en años como este de sequía, el incremento del uso del carbón se convierte casi en necesario. Sin agua, ni viento y la poca solar, no se puede hacer más que tirar de las térmicas porque con la nuclear sola no se podrían encender tantos aparatos de aire acondicionado o ventiladores.

En definitiva, si España no quiere seguir contaminando tanto (vamos para año récord) solo le toca esperar a que no castigue tanto el astro rey. Y tratar de ser lo más eficientes posible.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

17 − Doce =