La planta solar más grande del mundo empieza a operar

6
 La planta fotovoltaica Desert Sunlight en el desierto californiano de Mojave utiliza 8,8 millones de paneles y genera 500 MW de electricidad.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Vista aérea de la planta Topaz, en California. FOTO: First Solar
Vista aérea de la planta Topaz, en California. FOTO: First Solar

MidAmerican Solar, compañía de la que es dueño desde febrero de 2012 el legendario empresario y multimillonario Warren Buffett, acaba de poner en funcionamiento en la localidad de San Luis Obispo, California, la planta solar más grande y de mayor potencia del mundo: Topaz Solar Farm. La planta ocupa una superficie de 26 kilómetros cuadrados que acoge a un total de 9 millones de paneles fotovoltaicos de First Solar con una potencia de 550 MW.

El proyecto, que ha tenido que superar numerosos obstáculos, empezó a concebirse en 2008, cuando la empresa Optisolar diseñó el proyecto inicial para First Solar. En agosto de aquel año, y mientras se consiguen todos los permisos y certificaciones medioambientales, la empresa firma un contrato de suministro (power purchase agreement) con Pacific Gas & Electric. Pero la construcción no se inicia hasta 2011 y su desarrollo ha corrido a cargo de First Solar, principal fabricante de paneles solares de EEUU, impulsor del proyecto inicial y el que se ha encargado de  desarrollarlo en su totalidad.

En febrero de 2012, First Solar le vende el proyecto Topaz a MidAmerican Solar, compañía que es propiedad de Warren Buffett, quien adquiere el proyecto por 2.000 millones de dólares. En aquel momento se había instalado ya 1 millón de paneles solares, y ha sido en estos dos años cuando se le ha dado el impulso hasta convertirse en la mayor planta fotovoltaica del planeta, con una potencia de 550 MW.

La planta es capaza de suministrar energía a un total de 160.000 hogares,  ahorra un total de 377.000 toneladas de emisiones de CO2 al año, equivalentes a lo que contaminan 73.000 vehículos en la carretera, y durante los tres años que ha durado su construcción ha tenido un impacto positivo en la zona de unos 420 millones de dólares, de los que 191 millones corresponden a los salarios de los más de 400 empleo directos mantenidos durante  la construcción de la planta.

Las operaciones y el mantenimiento del  Topaz, en el que se han invertido 2.500 millones de dólares, seguirán corriendo a cargo de First Solar, y la producción irá íntegramente a Pacific Gas & Electric, con  la que la companía  firmó un  contrato (ppa) de 25 años de duración. Ahora solo queda saber cuánto tiempo durará el reinado de Topaz, pero seguro que será muy breve, ya que la propia MidAmerican Solar está desarrollando en California, junto con SunPower, el proyecto Solar Star de 579 MW que, presumiblemente, se finalizará el año que viene. Además, First Solar está desarrollando otro de 550 MW, el Desert Sunlight, también en California.  Pero hasta entonces Topaz seguirá siendo la mayor planta fotovoltaica del mundo.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

6 Comentarios

Dejar respuesta

catorce − Ocho =