Los presagios se cumplen: el consumidor alemán ya no quiere comprar un diésel

0
Tubo de escape.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La falta de confianza ante el diésel por parte de futuros compradores de vehículos, ocasionada por el caso del software ilegal que instalaron varias marcas en algunos de sus modelos y las prohibiciones y restricciones al tráfico que están anunciando los ayuntamientos de algunas ciudades como Múnich o Stuttgart, ya está ocasionando los primeros estragos en Alemania.

Según datos de la asociación de concesionarios alemana (ZdK), hasta 300.000 vehículos que cumplen con la normativa de emisiones Euro 5 no encuentran dueño debido a la confusión que general actualmente este tipo de propulsión. Con un precio de 15.000 euros por vehículo, la organización calcula que la flota actual de vehículos diésel Euro 5 sin vender representa un total de 4.500 millones de euros.

“Estos vehículos son difíciles de vender ahora mismo porque los clientes se confunden. Aún no se sabe cómo podrían verse afectados estos vehículos por las restricciones de circulación”
, ha explicado el vicepresidente de la ZdK, Thomas Peckruh.

En una encuesta realizada por la asociación a 718 concesionarios de todas lar macas, casi el 85% afirmó que los fabricantes de automóviles no están ayudando lo suficiente para reducir el precio de los automóviles, mientras que el 77% de distribuidores, impulsado por la “lentitud” en el proceso de venta, aseguró haber reducido ya el importe de los vehículos.

Actualización de software

A principios de agosto, los fabricantes alemanes de automóviles se ofrecieron a realizar una actualización del software de cinco millones de vehículos diésel que cumplen con las normativas europeas Euro 5 y Euro 6, con el fin de reducir entre un 25% y un 30% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de estos modelos.

Según informó la patronal de fabricantes alemanes de automóviles (VDA), esta campaña afectará a la mayoría de los modelos Euro 5 y Euro 6 de las corporaciones BMW, Daimler, Opel y Volkswagen y señaló que esta decisión servirá para mejorar la calidad del aire, principalmente en los núcleos de las grandes ciudades.

Marcas como Volkswagen, Porsche, Audi o el grupo Daimler ya han llamado a revisar millones de vehículos con motores diésel que cumplen con la normativa Euro 5 y Euro 6, con el fin de actualizar el software para reducir las emisiones de CO2 hasta un 30%.

El consorcio automovilístico Volkswagen, por su parte, revisará cuatro millones de unidades que en Alemania, al tiempo que ofrecerá incentivos de hasta 10.000 euros a cambio de comprar un coche nuevo y dar de baja uno antiguo.

Daimler, con el objetivo de “tranquilizar” a los usuarios tras la incertidumbre que está creando este tipo de combustible entre la opinión pública, destinará 220 millones de euros a revisar el sistema de emisiones de más de tres millones de Mercedes-Benz.

Finalmente, otro de los grandes grupos del sector automovilístico alemán, como es BMW, aseguró que sus vehículos no están manipulados y que cumplen con las exigencias legales correspondientes

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

12 − seis =