Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La compañía canadiense de Vancouver MGX Minerals se ha propuesto encabezar la producción de ‘petrolitio’, combinando petróleo para vehículos convencionales con litio para vehículos eléctricos producidos a partir de aguas residuales de campos petrolíferos. El agua se produce como parte del proceso de extracción del petróleo y contiene carbonato de litio, un material clave para la fabricación de baterías de ion-litio, que MGX Minerals espera poder obtener comercialmente a finales de este año.

El mes pasado la compañía anunció que había procesado aguas residuales y salmuera de litio de dos minas y seis yacimientos de petróleo y gas en América del Norte, utilizando una planta piloto capaz de manejar un metro cúbico de agua por hora.

Los ensayos independientes del litio y otros minerales extraídos, junto con la pureza del agua resultante, se espera que se produzcan en las próximas tres semanas, según ha dicho el director general de MGX, Jared Lazerson, a GTM. “Estamos actualmente en conversaciones con muchas compañías de petróleo y gas para el uso de sus aguas, además de nuestras propias operaciones en Utah”, dijo.

MGX ya tiene clientes dispuestos a comprar “todo lo que podamos producir en un futuro previsible”, comentó. “La demanda de compuestos de litio ahora es extraordinaria, y hay una gran oportunidad”.

El costo de extraer el litio de las aguas residuales dependerá de la fuente. En la actualidad, MGX puede eliminar el aceite y otros contaminantes del agua a un coste de alrededor de 1 dólar por barril, y extraer el litio y otros minerales de este por el mismo coste, según Lazerson.

Con el tiempo, MGX debería ser capaz de mejorar el reciclaje de los reactivos que utiliza, y reducir el costo a la mitad, dijo. Esto haría que el proceso fuera competitivo con la producción convencional en el “triángulo de litio” de Bolivia, Argentina y Chile.

Además de la competitividad de los costes, el proceso de MGX ofrece otras dos ventajas. Una es que convierte las aguas residuales en agua limpia como un subproducto, que “proporciona un importante beneficio” a pesar de que se agrega al coste, dijo Lazerson.

La otra ventaja es que el litio se puede extraer de la salmuera del campo petrolífero en apenas unos días.. Muy poco tiempo si se compara con los 18 meses o así que se necesita para producir el litio a través de la evaporación solar, que Lazerson dijo que era el método más común de extracción en la actualidad.

MGX afirma que puede recuperar casi el 70% de las aguas residuales de litio en el petróleo utilizando su proceso, y “esto seguirá mejorando”, dijo Lazerson. Para el magnesio, la tasa ya es del 99%, afirmó, señalando que el alto nivel de recuperación de otros minerales resultaría en litio con pocas impurezas.

Y mientras que la extracción petroquímica se espera que disminuya en el futuro debido a la electrificación del transporte que es introducido por las baterías de ion-litio, “la exploración y producción de petróleo seguirá siendo una parte importante del sector energético mundial en las próximas décadas”, dijo Lazerson.

“No esperamos una escasez de campos de petróleo para asociarse para extraer petro-litio en cualquier momento en el futuro”, dijo. “Dicho esto, nuestro proceso también puede aplicarse a pozos ineficientes donde la parte de litio de la ecuación hace que los pozos sean rentables de nuevo”.

Si tiene éxito, el proceso de MGX se sumará a un creciente arsenal de métodos dedicados a apuntalar suministros de litio para el vehículo eléctrico y las industrias de baterías de almacenamiento estacionario.

Aunque la mayoría de los suministros de litio provienen actualmente de algunas explotacones mineras en Australia y América Latina, otros jugadores buscan expandir el mercado procesando reservas que son ignoradas por la industria.

En Australia, por ejemplo, Lithium Australia (anteriormente Cobre Montana) ha desarrollado un proceso para obtener el elemento a partir de micas de litio, que son relativamente comunes pero no son utilizadas por la minería tradicional.

Dado el afán de desarrollar nuevas fuentes de litio, los analistas no prevén desafíos significativos en la oferta. Colin McKerracher, de Bloomberg New Energy Finance ha dicho que puede que haya algún problema de oferta de litio en los próximos años, pero que a largo plazo, incluso con un crecimiento rápido del mercado de vehículos eléctricos, sólo se requeriría una fracción de las reservas mundiales de litio”. “Creemos que habrá suficiente oferta nueva para satisfacer la demanda”, concluyó.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

8 + 1 =