Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El pasado 14 de enero se cumplió un año de la celebración de la subasta eólica. El Gobierno sacó a la palestra 500 MW eólicos y 200 MW de biomasa. Era la primera subasta de renovables en España.

La compañía Forestalia resultó la gran vencedora tras optar por no percibir primas. Fue a precio cero, como el resto de ganadores (Grupo Jorge y EDP Renovables), algo que celebró el Gobierno con la boca chica, pero al fin y al cabo celebró que no le costara ni un euro a los consumidores los nuevos megavatios de renovables.

Forestalia obtuvo 300 MW. El hecho de tirar los precios como los tiró para llevarse el gato al agua fue una estrategia arriesgada, pero según la empresa se trataba de dar a conocer a la compañía y su tecnología que era suficiente para ir a pool directamente sin percibir primas.

Este hecho causó gran revuelo dentro del sector eólico ya que la mayoría no entendía para que va a una subasta a darse a conocer y a reventar la misma sin querer percibir primas. “Puede construir los parques yendo a pool directamente sin tener que ir a la subasta”, decían.

El caso es que ha pasado un año y no se sabe nada de esos 500 MW eólicos. En este 2016 no se ha instalado un MW, y a este paso los 500 MW no van a ver la luz en el plazo que estaba pactado en la subasta que era de dos anualidades.

¿Por qué no se ha dicho nada? Por no saber, se desconoce hasta si se han presentado los proyectos o si han sido autorizados o no por parte de las autoridades competentes. Forestalia salió el agosto pasado diciendo que iban a construir los 300 MW en Aragón y que esperaban un acelerón por parte de la Comunidad Autónoma a sus proyectos.

Pero estamos en enero y ya no da tiempo a construir los parques en tiempo y forma. Así, que como muchos decían hace un año, “no se va a construir” porque “los números no salen”. “Han tirado el dinero”.

Pero Forestalia ha pagado un dinero por adelantado que no querrá perder. Las garantías están puestas y si la administración de turno no ha hecho su trabajo podría ser suficiente para que los proyectos pudieran ver la luz más adelante.

Ahora el Gobierno está preparando una nueva subasta de renovables. En este caso 3.000 MW. Para que no vuelva a suceder algo así, el Ministerio de Energía se ha cubierto las espaldas para pedir mayores garantías de que los proyectos se van a llevar a cabo. Veremos si luego se cumplen o no.

De momento, lo único que se puede decir es que la primera subasta ha sido un rotundo fracaso.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

  1. Además de instalar los 3000 MW, sería conveniente que pensase el gobierno en repotenciar los parques eólicos; algunos de ellos con más de 20 años en funcionamiento y su vida útil ya concluida. Con poco gasto, reutilizando y mejorando lo construido, se pueden generar varios miles de MW. Disminuyendo de ésa forma parte del impacto visual y economizando en instalaciones y caminos que llevan a los parques eólicos actuales.
    La pregunta es ¿Porqué no se hace?. ¿Prevalecen algunos intereses quizá poco limpios?.

Dejar respuesta

Once + 4 =