Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

En 2013, Toyota aparcó todos los proyectos relacionados con los coches eléctricos porque no vislumbraba un mercado para ellos, pues con autonomías que no superarían los 500 kilómetros durante esta década no pensaban que hubiera algo que hacer en ese segmento del negocio. Pero el mayor fabricante de coches del mundo, con más de 10 millones de coche vendidos en 2015, ha anunciado que cambia de planes.

En Toyota aseguran que ya han conseguido ‘domar’ la tecnología de las baterías de ion-litio para que no sean tan volátiles y se muestran confiados en poder utilizarlas en sus coches híbridos, y según Koji Toyoshima, ingeniero jefe del Prius, también para producir coches 100% eléctricos en el futuro.

Aunque muchas otras empresas llevan ya años apostando por estas baterías, Toyota no se terminaba de atrever por su coste, su tamaño y, sobre todo, por la seguridad. Toyota hasta ahora se había limitado a apostar por las tecnologías híbridas y por la de pilas de combustible de hidrógeno.

Según la empresa será su híbrido Prius Prime Plug-in, cuya comercialización se retrasó hace unos meses, el primero en abrazar una versión enchufable con una batería de ion-litio que proporcionaría una autonomía de hasta 60 kilómetros hasta pasar al modo gasolina. Y desde hace unos días se viene rumoreando que podrían llegar más modelos, y estos, totalmente eléctricos.

Muchas baterías para coche de ion-litio utilizan una combinación química de niquel, cobalto y manganeso para tener más capacidad y recargar en menos tiempo. Aunque son consideradas más seguras que otras tecnologías de Li-ion, siguen pudiendo sobrecalentarse e incendiarse si se cometen errores de diseño, algo que Toyota quería evitar por encima de todas las cosas.

Pero ahora dicen sentirse seguros en la estabilidad de sus baterías de este compuesto gracias a una nueva tecnología de control que han desarrollado. Esta monitoriza de forma precisa la temperatura y el estado de cada una de las 95 celdas de sus nuevas baterías, y puede identificar cualquier signo que apunte a un posible cortocircuito en cada una de ellas que pueda afectar a todas las demás.

Para evitar que a las celdas les entre cualquier impureza microscópica que pueda llevar a su sobrecalentamiento o explosión, Toyota ha trabajado con Panasonic Corp, empresa que también produce baterías de Li-ion para empresas como Tesla.

Toyota también asegura que han podido reducir el tamaño de cada celda, lo que les ha permitido doblar la capacidad de la batería. Según el fabricante, han podido desarrollar sus baterías más compactas y eficientes con una nueva tecnología de control gracias a que el precio de esta tecnología ha bajado notablemente.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

12 − 4 =