Un proyecto europeo demuestra que las explotaciones agrarias pueden autoabastecerse energéticamente

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El proyecto Life+Rewind, concedido por la UE a un consorcio liderado por la Universidad de Zaragoza, demuestra que las explotaciones agrarias pueden ser energéticamente independientes, al sustituir el gasóleo de la maquinaria agrícola por hidrógeno producido “in situ” desde fuentes renovables.

Se trata de una iniciativa española en el ámbito de la acción por el clima, que comenzó a desarrollarse en 2014 y concluirá en julio de 2017 y que está dotada con un presupuesto de 1,56 millones de euros, de los cuales la UE financia 672.265 euros, han informado fuentes del Gobierno de Aragón.

La Universidad de Zaragoza lidera este proyecto, en el que participan Bodegas Viñas del Vero, de Barbastro (Huesca), el Laboratorio de Investigación en Fluidodinámica y Tecnologías de la Combustión (LIFTEC), centro mixto del CSIC y la Universidad de Zaragoza, y la empresa de ingeniería Intergia Energía Sostenible.

En Viñas del Vero, en Barbastro, está ubicados los dos prototipos que permiten generar la energía fotovoltaica para depuración y riego por goteo en las viñas y producir hidrógeno con la energía excedentaria para el uso de un vehículo todo terreno, reduciendo al máximo las emisiones de CO2 al medio ambiente.

Para el desarrollo de Rewind, Viñas del Vero ha instalado tres campos fotovoltaicos de 44 kilovatios de potencia; uno sobre el terreno, otro sobre un poste con seguidor y el último, que destaca por su carácter innovador, sobre la lámina de agua de la balsa de depuración de la bodega.

La energía producida (hasta 75.000 kw/año) mueve los mecanismos necesarios para accionar la depuradora, así como los sistemas de riego de los viñedos cercanos.

El elemento más innovador de esta iniciativa es la generación sostenible de hidrógeno (gas) a partir de la técnica de hidrólisis de agua accionada por el excedente generado por la energía renovable.

El hidrógeno obtenido permite propulsar un prototipo agrícola, germen de un futuro tractor de hidrógeno, mediante la pequeña “hidrogenera” implementada en el proyecto, una de las pocas que existen hoy en todo el territorio nacional.

En este campo, Aragón es pionera en la tecnología del hidrógeno, con un importante “cluster” establecido alrededor de las aplicaciones de esta materia.

Entre los resultados que se espera obtener está la reducción de emisiones de CO2 asociadas al proceso y al producto, que se comenzará a reseñar en el etiquetado de sus productos.

Las aplicaciones de este proyecto se difundirán en España y en la Europa meridional, donde está extendido el cultivo de la vid y la producción de vino.

Esto además redundaría en un efecto positivo en la consolidación de las explotaciones agrarias en el medio rural, afianzando el empleo y la actividad económica, mediante métodos productivos limpios y tecnológicamente avanzados.

Hoy se han presentado en Barbastro (Huesca) los avances de este proyecto en Barbastro en un acto en el que han participado la consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, y el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, que han elogiado el proyecto así como el potencial de Aragón en I+D+i.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Once + cuatro =