Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

The Phoenix es un viejo BMW Serie 5 de hace 20 años rescatado del desguace por Eric Lundgren, CEO de IT Asset Partners (ITAP) y convertido en un coche eléctrico  que ha demostrado tener al menos una autonomía de 615 km recorridos en autopista a una velocidad de algo más de 110 km/h (70 MPH).

Con el fin de mostrar el potencial del método de reciclaje híbrido de ITAP, enfrentaron a The Phoenix con un Tesla Model S P90D, un Chevrolet Bolt y un Nissan LEAF, todos ellos con la misma carga, en las mismas condiciones y con conductores profesionales para recorrer una misma ruta en California de 362 millas entre Chatsworth y San Luis Obispo. , entre  y “El Fénix” uno contra el otro en un rango carretera prueba. Todos los coches están completamente cargadas, y todos van a recorrer el mismo camino, en las mismas condiciones, con los conductores profesionales.

El Nissan LEAF fue el primero en pararse a las 81 millas. El Tesla Model S P90D aguantó hasta las 238,2 millas; el Chevrolet Perno impresiona con sus 271,5 millas antes de pararse, y The Phoenix fundió un fusible a las 340,3 millas, con un 32% de capacidad sin consumir. Si The Phoenix hubiese sido capaz de terminar el viaje habría recorrido más de 400 millas.

 

Los mejor de todo es que las baterías del coche, que suman una capacidad de 130 kWh, es un conjunto de baterías recicladas procedentes de coches eléctricos y de ordenadores portátiles que el equipo de Lundgren compró como desechadas. Sin embargo, según InsideEV, Lundgren las comprobó una por una y descubrió que el 80% todavía eran útiles, “lo que da una idea de la cantidad de electrónica que se desecha como basura sin que en realidad lo sea”.

Lo malo es que para lograr esa autonomía el coche prescinde de cualquier lujo interior que no sean los asientos delanteros y los elementos necesarios para conducir; el resto del interior ha desaparecido, junto con cualquier elemento mecánico que tuviera relación con el motor de combustión.

The Phoenix es un BMW rescatado por ITAP de un depósito de chatarra. El coche se compone en un 88% de materiales reciclados y su peso es de casi 1.800 kilogramos y en él ITAP ha invertido 12.900 dólares.

Una cantidad que Lundgren da por bien invertida ya que su proyecto está motivado con el fin de concienciar sobre el “reciclaje híbrido” y poner de manifiesto la ineficiencia en la gestión de desechos electrónicos. Una forma de reutilizar las baterías de los coches es utilizándolas para almacenar electricidad en viviendas, pero todavía esta no es la práctica habitual y la mayoría de las baterías desechadas acaban sus días mucho antes de que dejen de ser útiles.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

2 × tres =