Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Se acabó lo que se daba. Dinamarca, el paraíso de las renovables en Europa, sobre todo en eólica, ha dicho basta y pone fin a las ayudas a las energías renovables.

El pasado viernes, el ministro de Energía danés presentó un proyecto de ley en virtud del cual las ayudas vía feed in tariff (como en España) para sistemas pequeños de energía renovable cesarán desde el inicio de 2017.

Esto está en línea con la promesa que realizó Dinamarca como miembro estado de la UE de suspender esa forma de apoyo al final de este año. Ya en 2016 el país escandinavo puso en marcha las licitaciones de capacidad solar, en el que el precio por kWh se establece en la subasta, sin ayudas de ningún tipo.

Además, los partidos políticos daneses han acordado eliminar gradualmente la tasa de Obligación de Servicio Público (OSP). La Asociación de la Industria Eólica Danesa (DWIA) contó el jueves el acuerdo sobre el futuro de la carga OSP que apoya la electricidad renovable.

La organización confirmó que habrá financiación para el proyecto Kriegers Flak de eólica offshore de 600 MW y los parques eólicos de Vesterhav Syd y Norte, de 350 MW en total. La sueca Vattenfall fue la que se llevó el gato al agua con estos tres parques. Tras su adjudicación, se debatió largo y tendido sobre las ayudas a las renovables.

Al final estas tres instalaciones se salvan, pero a partir del 1 de enero de 2017 se acabaron las ayudas. Ahora, todas las tecnologías tendrán que competir por la capacidad que subaste el Gobierno danés.

Dinamarca es uno de los países con más renovables. Es el que más eólica tiene instalada per cápita, y en 2015 la energía eólica produjo el 42% del total del país.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Nueve + 15 =