Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Una de las grandes obras maestras del cine español se hizo en 1978. Fue Luis García Berlanga con La Escopeta Nacional. Una disparatada película que hizo reír a propios y extraños.

Casi 40 años después, este pasado miércoles, España vivió un revival de este grandioso film con todo lo que se dijo ayer sobre el precio de la luz. Un despropósito total. Y gran parte de culpa fue del nuevo ministro de Energía, Álvaro Nadal.

Desde primera, desayunamos una pequeña entrevista (bastante caótica por cierto) del periodista Carlos Herrera al ministro Nadal sobre el precio de la luz. Si pueden escuchen el audio.

Durante la entrevista, el ministro Nadal se dedicó a tirar balones fuera, con frases totalmente engañosas, cálculos mal realizados, explicaciones que no deberían salir de un ministro.

No se puede decir un 18 de enero que el recibo de la luz va a subir 100 euros al año si se mantienen los precios actuales y quedarse tan pancho. ¿A quién le van a subir 100 euros, señor ministro? ¿A un consumidor doméstico o a Alcoa? Lo que hace con este tipo de declaraciones es jugar a ser un adivino de bola de cristal, una especie de Nostradamus del mercado eléctrico.

El año pasado el precio medio del pool se quedó en los 40 euros MWh. Si ahora estamos en 85 euros MWh, precio para este jueves 19 de enero, y se mantuviesen en el precio actual estaríamos pagando más del doble por la electricidad en el pool, y que trasladada a la tarifa regulada serían bastante más de 100 euros al año.

Pero claro, señor Nadal, sabe perfectamente que eso no va a ocurrir. Pero da igual. Hay que dar una cifra, un titular y allá que me lanzo.

escopeta-nacional

Las causas que explica de por qué ha subido tanto la luz son correctas. Es un maremagnum de cosas que se han dado a la vez y han creado un auténtico cóctel molotov en el mercado eléctrico.

Pero daba la sensación de que lo que ocurre en Europa se convierte en mal de tontos. No puede decir que estamos en un mercado único de la energía porque es falso. La capacidad de interconexión de España es tan baja que somos una isla energética, y como tal no debería afectarnos tanto como presupone.

También tuvo palabras para su archienemigo Marín Quemada, presidente de la CNMC, a la que presiona para que investigue en profundidad y saque a la luz un informe sobre lo que está ocurriendo en el mercado eléctrico. Ahora le entran prisas, hace una semana decía que la CNMC es independiente y que tiene el tiempo que crea necesario.

Y ya el acabóse fue cuando dijo que en Francia se han dado precios de 1.000 euros MWh. En fin, mejor no decir nada más. Se descalifica él solo con frases como esas. Solo una cosa más señor ministro, asesórese mejor.

Horas después soltó otra frase que me dejó perplejo. Les pidió a las compañías eléctricas que tuviesen diligencia a la hora de cortar el suministro a los consumidores durante esta ola de frío. Lo suelta sin más, como si las compañías de la luz ganasen algo con ello. Señor ministro, a las eléctricas lo último que le gusta hacer es cortar el suministro. No escurra el bulto.

Pero a lo de Nadal hay que sumar también una falsa campaña que se viralizó por las redes sociales. Un mensaje típico del “pásalo a todos tus contactos” se encargó de saltar las alarmas a los españoles.

Decía el mensaje que ayer a las 19.00 horas los españoles íbamos a pagar un 33% más de luz. Otro disparate. Y que por tanto vamos a apagar las luces. La gente claro se acojonaba. Solo hay que ver el hashtag de Twitter #ApagaLaLuz para darse cuenta de ello.

mensaje-whatsapp

Esta desinformación, que no se sabe de dónde ha salido, hace muchísimo daño, porque entre otras cosas, si todos nos dedicásemos a apagar la luz probablemente el precio se encarecería.

Al final se desinfló la cosa, menos mal. Y claro, ni se notó en la demanda.

El precio de la luz se ha convertido en protagonista de la semana porque sube mucho. Nadie se acuerda de él cuando baja. ¡Qué casualidad! Pero es importante, arrojar luz sobre el precio de la electricidad. No confundir más a la gente. Ni tratarlos como si fuesen borregos. Alguien tiene que salir (señor ministro y señor Marín Quemada) y dar una explicación fiel de lo que está sucediendo. Si no, la bola se va a hacer más grande y las consecuencias ya nos las conocemos.

Es cierto que el mercado eléctrico es muy complejo, tanto que muy poca gente lo conoce bien a la perfección. Pero antes de decir cualquier cosa o escribirla hay que pensárselo dos veces. Si no esto va acabar como en La Escopeta Nacional.

PD. El viernes vuelve a subir el precio. Cojan fuerzas en el desayuno.

Un análisis de Ramón Roca, director de El Periódico de la Energía.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

  1. “No se puede decir un 18 de enero que el recibo de la luz va a subir 100 euros al año si se mantienen los precios actuales y quedarse tan pancho. ¿A quién le van a subir 100 euros, señor ministro? ¿A un consumidor doméstico o a Alcoa? Lo que hace con este tipo de declaraciones es jugar a ser un adivino de bola de cristal, una especie de Nostradamus del mercado eléctrico”

    A mi esto me parece una estrategia para alguna ocurrencia a la vuelta de la esquina. Tipo decir que tienen que subir el impuesto a la generación. Está abonando el terreno para ello. Y ya sabemos que esto supone una traba gravosa para las instalaciones no mega amortizadas.

Dejar respuesta

2 × 4 =