Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Ni quemando billetes de 500 euros. Perder casi un millón de euros cada hora. Así está Abengoa a la que pretenden resucitar no se sabe aún cómo. La compañía ha anunciado sus resultados de 2016 hasta septiembre en los que ha arrojado unas pérdidas de 5.413 millones de euros. Ahí es nada. 20 millones de euros pierde cada día del año. Un desastre.

Esta cantidad supone multiplicar por 28 los 193,9 millones perdidos en el mismo periodo de 2015, por un deterioro de sus activos por importe de 4.227 millones.

Otros motivos de este incremento de las pérdidas han sido la ralentización generalizada del negocio y un mayor gasto financiero por la ejecución y provisión de avales, y los intereses de demora.

Entre enero y septiembre, Abengoa alcanzó una cifra de negocio de 1.042,7 millones, tres veces menos que en el mismo periodo de 2015, en el que facturó 3.265,4 millones.

Todos sus activos, de capa caída

Los 4.227 millones contabilizados por el deterioro de activos están relacionados fundamentalmente con las pérdidas contables motivadas por la menor valoración de las instalaciones de bionergía en Estados Unidos, Europa y Brasil, de las líneas de transmisión en Brasil, de las plantas de generación en México y de las plantas solares en Chile.

En el negocio de bioenergía, el deterioro asciende a 1.976 millones por el menor valor de las plantas de etanol de EEUU que están al amparo de la normativa sobre quiebras, por el impacto de la pérdida de control de la planta de Rotterdam tras el proceso de liquidación, y por la minusvalía registrada en las plantas de Brasil ante una eventual desinversión.

Además, se ha producido un deterioro de 982 millones por la pérdida de valor de las líneas de transmisión brasileñas tras el proceso de venta iniciado en el marco del procedimiento de recuperación judicial previsto en la legislación brasileña.

Finalmente, la compañía ha tenido impactos negativos adicionales por importe de 1.269 millones por la venta, no continuidad de negocios o hibernación de ciertos proyectos y por las pérdidas reconocidas en la venta de determinados activos financieros.

Abengoa prevé que estas pérdidas sean compensadas con el impacto positivo derivado de las quitas y ampliaciones de capital contempladas en el Acuerdo de Reestructuración recientemente homologado por un juzgado mercantil de Sevilla.

La compañía espera que el acuerdo de reestructuración permita restablecer el equilibrio patrimonial y dotar a la empresa de la liquidez necesaria para iniciar las operaciones previstas en el plan de viabilidad.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × uno =