Almaraz supera los 500.000 millones de kWh y su ATI estará operativo en 2018

0
Central nuclear de Almaraz, Cáceres.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Las dos unidades de la Central Nuclear de Almaraz (CNA) generaron una producción bruta conjunta de 8.648 millones de kWh en el primer semestre del año, por lo que su producción acumulada desde mayo de 1981, fecha de la puesta en marcha de la Unidad I, ya supera los 500.000 millones de kWh.

Estos 8.648 millones de kWh de producción bruta de la CNA supusieron el 28% de la energía generada por el conjunto de las centrales nucleares de España.

Los datos han sido aportados hoy en rueda de prensa por el director de la planta, José María Bernaldo de Quirós, quien ha presentado el informe de actividad correspondiente a los seis primeros meses del presente año.

En lo que se refiere a la producción neta, la Central Nuclear de Almaraz (CNA), participada por las empresas Iberdrola (52,7%), Endesa (36%) y Gas Natural Fenosa (11,3%), logró 8.333 millones de kWh.

En este semestre se realizó la vigésimo quinta recarga de combustible de la unidad I, una actividad que precisó de una parada de 32 días. Además, esta unidad tuvo una parada automática de reactor debido a la pérdida de suministro eléctrico en una de sus bombas de refrigeración.

Por lo que respecta a la Unidad II, operó de manera estable durante este periodo hasta primeros del mes de junio, cuando se efectuó una parada programada de tres días de duración para la realización de las pruebas de operabilidad del generador diesel 4DG.

Durante los 32 días que duró la recarga se ejecutaron más de 9.000 actividades en las que participaron en su realización 1.200 trabajadores adicionales a la plantilla, la mayoría de Extremadura.

Asimismo, Quirós ha anunciado que el Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la CNA estará disponible a finales de este año y podrá albergar combustible gastado de cara a la próxima recarga de la Unidad I, prevista en noviembre de 2018.

En dicha recarga, 64 elementos de combustible gastado de la piscina de la Unidad I serán depositados en dos contenedores (32 por cada uno de ellos) que se ubicarán en el ATI, lo que permitirá que 32 nuevos elementos puedan ser introducidos para el funcionamiento de la misma.

Así lo ha explicado hoy en rueda de prensa el director de la planta, José María Bernaldo de Quirós, quien ha presentado el informe de actividad correspondiente a los seis primeros meses del presente año.

A 30 de junio de 2017, la piscina de combustible gastado de la Unidad I es del 90 %, lo que impide acoger los 64 elementos nuevos que se requieren para una nueva recarga. En el caso de la Unidad II, el grado de ocupación es del 87% y su año de saturación está previsto para 2021.

De hecho, la próxima recarga prevista en la Unidad II será en abril del próximo año y su piscina estará aún operativa.

Preguntado por la solicitud de renovación de la licencia de explotación de la CNA, la cual finaliza en 2020, De Quirós ha explicado que el pasado mes de junio presentaron la documentación preceptiva.

A raíz de la modificación introducida por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para la reforma del sistema de renovación de las licencias de las centrales nucleares, la CNA puede solicitarla hasta dos meses después de la publicación del Plan de Energía y Clima.

Por ello, y según Quirós, la CNA tiene previsto solicitarla a principios de 2019, una vez se conozca el citado plan.

El ATI de Almaraz, cuya construcción supone un desembolso de alrededor de 24 millones de euros, es similar, aunque con algunas particularidades, al construido en la central nuclear “José Cabrera”, en Zorita de los Canes (Guadalajara). El Almacén Temporal Individualizado, cuyas obras están muy avanzadas y que estará disponible a finales de este año, según ha apuntado José María Bernaldo de Quirós, se ubica sobre la zona norte de los terrenos de la CNA a partir de un estudio pormenorizado de numerosos factores, tanto geológicos como medioambientales, así como de seguridad.

El ATI puede albergar hasta 20 contenedores de almacenaje y transporte, cada uno de ellos con una capacidad de albergar 32 elementos de combustible gastado. Cada contenedor es de acero forjado, de blindaje biológico y presenta dos tapas, una exterior y otra interior, y un espacio presurizado con helio entre ambas.

En concreto, este almacén es una plataforma o losa de almacenamiento fabricada en hormigón a unos dos metros bajo la cota del suelo, y que dispondrá de un muro perimetral de cinco metros de altura -dos en subsuelo y los tres restante sobre superficie-.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × cinco =