Almunia y Merkel firman la paz en materia de renovables

0
El comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia, durante la rueda de prensa. FOTO: CE.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

 

El comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia, durante la rueda de prensa. FOTO: CE.
El comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia, durante la rueda de prensa. FOTO: CE.

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha asegurado este miércoles que ha llegado a un acuerdo con Alemania sobre la reforma de la Ley de las Energías Renovables (EEG), superados unos primeros problemas técnicos.

“Hemos logrado un acuerdo final definitivo”, ha señalado Almunia en una rueda de prensa al ser preguntado por esta cuestión. El comisario de Competencia ha precisado que “hemos iniciado los procedimientos para responder con una decisión positiva a la notificación del nuevo EEG que envió el Gobierno alemán”.

El comisario reconoció que sí existieron en un principio ciertas dificultades en relación a esta normativa alemana, pero aseguró que se trataba de problemas “pequeños, concretos y técnicos”, que pudieron ser solucionados en las negociaciones con Alemania “sin grandes problemas”.

Berlín aprobó el proyecto de ley el pasado mes de abril como parte de su revolución energética, proceso que pasa por fomentar las renovables y apagar las nucleares sin disparar los precios ni poner en riesgo el suministro.

La reforma de la EEG busca reducir las subvenciones a la producción de renovables, detener la escalada del precio de la electricidad de los últimos años y neutralizar el proceso abierto por la CE en diciembre del año pasado por las ayudas a las empresas intensivas en energía.

La reforma de la EEG incluye también una serie de objetivos como el incremento de la cuota de las renovables hasta el 80 % de la producción eléctrica para 2050 y la reducción del 70 % de las emisiones de CO2 para 2040.

La canciller alemana, Angela Merkel, lanzó la gran reforma energética en 2011, poco después de la tragedia de la central atómica japonesa de Fukushima, e incluyó en ella como punto estrella el “apagón” nuclear para 2022. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Compartir
Artículo anteriorLa reforma energética le cuesta 160 millones a las papeleras
Artículo siguienteBrufau critica la dependencia europea del gas ruso

Dejar respuesta

15 − 3 =