Anpier convocará una gran manifestación del sector fotovoltaico ante el Ministerio de Industria

0
Un trabajador coloca un panel solar en una instalación.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Un trabajador coloca un panel solar en una instalación.
Un trabajador coloca un panel solar en una instalación.

El sector fotovoltaico español va a iniciar acciones en todas las Comunidades Autónomas del Estado, que culminarán con una gran movilización frente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo para exigir la dimisión del ministro José Manuel Soria y de su secretario de Estado, Alberto Nadal, ya no sólo por la última y grave irregularidad conocida, sino por haber articulado el desmantelamiento del sector renovable en España sin que esto estuviera previsto en el programa electoral de su partido y sin ningún tipo de consenso político, territorial o social; con varios recursos de inconstitucionalidad presentados por Comunidades Autónomas de su mismo signo político.

La política energética instrumentada por el tándem Soria-Nadal, de inspiración sobradamente conocida según  Anpier, ha quebrantado la economía de 62.000 familias españolas que, de buena fe e invitadas por el propio Estado, destinaron sus ahorros, con el aval de sus hogares, al desarrollo y generación de energía solar fotovoltaica. Los productores fotovoltaicos españoles exigirán en las calles de Madrid, que se restaure la seguridad jurídica en el sector, y que se inicie la definición de una verdadera Política de Estado que alumbre un nuevo modelo energético de consenso que persiga un interés general sincero.

La reforma del sector renovable no establece una retribución del 7,5% para los productores fotovoltaicos, como se desprende de la encuesta realizada por esta asociación sobre una muestra de 500 instalaciones de entre 10 y 100 Kw repartidas por todas las Comunidades Autónomas, que refleja como más de un tercio de los propietarios de estas instalaciones, concretamente un 36%, declara soportar rentabilidades negativas, mientras que, en el otro extremo, sólo un 3% ha llegado a obtener el 7,5% que aseguraba el Gobierno que alcanzarían todas y cada una de estas instalaciones con la reforma.

Según Anpier, es evidente que el nuevo marco no se basa en parámetros objetivos ni fiables, ni soluciona los problemas del sector, ni aminora el precio de la energía, ni ataja el déficit de tarifa, ni sienta las bases de un nuevo modelo sostenible. Para el presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez-Aroca, estamos ante “la última falsedad conocida de la gran mascarada de la Reforma Soria-Nadal, un supuesto procedimiento para establecer las retribuciones de las familias fotovoltaicas sobre la base de estudios especializados y objetivos de consultoras independientes, que se ha convertido en un nuevo atentado contra la solvencia y la seriedad del sector energético y del Estado español, que no pasa desapercibida para los inversores nacionales e internacionales”.

Con esta manera de proceder, el escenario energético español queda en manos de las pocas empresas capaces de quedar siempre a salvo de la inseguridad jurídica establecida a golpe de  Real Decreto, que expulsa a los productores no convencionales, los pequeños, y disuaden a los que se hubieran planteado acceder al sector, con el resultado conocido de: ruina para los que decidieron entrar y socializar el sector a través de las energías limpias; ausencia casi absoluta de nuevas inversiones;  y, en paralelo, sorprendentes incrementos anuales de la rentabilidad y las cotizaciones bursátiles de los operadores tradicionales.

 

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

catorce − uno =