Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Ayer por la tarde, sobre las siete, le decía a mi hijo de siete años que quería ver un documental sobre el cambio climático. Y me dijo: ¿Y eso qué es, papá? Me quedé la verdad un poco en shock. Son de estas preguntas que aunque es esperable que te la pueda hacer, nunca crees que luego te la hagan. Al final, le dije: “no, nada, algo del trabajo de papá”. Y me dijo: “ah vale”. Y se fue a jugar.

He de reconocer que nunca había visto un documental sobre medio ambiente, y menos sobre el cambio climático. Pero ayer me quité esa espina. “Tienes que verlo Ramón y luego escribes una crítica”, me dije.

Me senté, puse National Geographic y a las 19.30 empezó. Estreno mundial. A las 21.05 finalizó. Más de hora y media. Ni me moví. Ni me fumé un cigarro. No podía dejar de estar atento y tomar notas. Pocas veces me pasa eso.

La verdad, es que antes de verlo pensaba que iba a ser un documental bastante “coñazo”. Incluso que iba a ser bastante parcial. Pero claro, si a los dos minutos DiCaprio es capaz de sobrevolar las enormes extensiones de las arenas bituminosas canadienses en un helicóptero (que también contamina, todo hay que decirlo) junto a un directivo de la empresa Suncor Energy, que produce 350.000 barriles y le exclama el actor: “Esto me recuerda a Mordor”, uno no puede ya levantarse del sillón. Eso es un buen inicio. El directivo no se enteraba. “Sí, lo del Señor de los Anillos”. Y el directivo no sabía donde meterse.

before-the-flood-film-social

DiCaprio no tenía ni idea de medio ambiente y menos de cambio climático, hasta que un día se sentó junto a Al Gore, probablemente una de las voces que más ha luchado contra el cambio climático. (Nunca se me olvidará la campaña que hizo Acciona cuando vino Al Gore a Madrid a hablar sobre ello. Empapelaron la ciudad, todas las portadas de los periódicos, etc. Una acción de marketing y publicidad memorable).

Y a partir de ahí, de verse con Al Gore, empezó su andadura como ecologista. Como un hombre que quiere que el mundo se dé cuenta de que vamos en la dirección incorrecta. Que si se sigue por este camino, vamos a dejar a nuestros hijos un planeta totalmente inhabitable.

Al ser nombrado Mensajero de la Paz de Naciones Unidas, DiCaprio consiguió convencer a Martin Scorsese para que le ayudara a realizar este documental, denominado Before the flood (Antes de la inundación). Y claro, si se juntan estas dos megaestrellas del celuloide, no podía fallar. Y así fue.

Se trata de un documental que probablemente no te dejará igual. Por todo. Desde el cuidado de la imagen, por los testimonios que se escuchan, los protagonistas, todos de talla mundial y de reconocido prestigio. Bastante completo. El único pero (y no sé si lo intentaron) fue que no hubiese entrevistado a los hermanos Koch, o a algún negacionista.

Pero eso no significa que no les diera voz. Recogió varios testimonios, grabaciones de políticos que no se creen el cambio climático. Incluso puso a Donald Trump riéndose del calentamiento global durante un mitin.

before-the-flood-slice-600x200

Ha estado DiCaprio unos dos años rodando el largometraje por todo el mundo. De las arenas bituminosas de Canadá, viajó al Ártico canandiense, donde alucinó con los testimonios sobre el deshielo. Groenlandia, donde estuvo con un climatólogo. Luego fue a ver al alcalde de Miami para que le contara lo que están haciendo para contrarrestar la subida del océano (400 millones de presupuesto en subir las calles y bombas eléctricas de agua).

Tras ello se entrevista con Michael Mann, uno de los primeros físicos que advirtió sobre la peligrosidad del cambio climático y que le tomaron por loco y le hicieron la vida imposible para que se callara. Después de ello, viajó a Pekín DiCaprio para ver in situ como es la capital mundial de la quema de carbón.

De este viaje, se saca una conclusión muy buena. “Si China puede hacerlo (luchar contra el cambio climático), el resto del planeta también”. Los datos chinos son asombrosos. Se te pone la piel de gallina.

De Pekín viaja a Nueva Delhi, donde comprueba como las intensas lluvias han dejado la agricultura en la absoluta nada. No hay cultivos. Pero lo que más le sorprendió a DiCaprio fue la verdadera dificultad del Gobierno indio para poder llevar la electricidad a todos sus habitantes. Casi un tercio viven sin luz. Y claro, a pesar de los esfuerzos en renovables, el carbón es mucho más barato. India es uno de los grandes productores mundiales.

Pero de allí, el actor se fue con un mensaje que marca: “El cambio climático no es producto de nuestra imaginación”, le dijó la experta india con la que habló. De allí viajó a las islas Kiribati, que saben que tarde o temprano van a desaparecer, por eso han comprado tierras en Fiji.

el_jardin_de_las_delicias_de_el_bosco

Luego se paseó por las inmensas selvas de Sumatra, donde se contamina más que en ningún sitio del mundo. Los incendios arrasan la selva y eso expulsa CO2 a la atmósfera como nada. Culpabilizan a la industria del aceite de palma de esos ataques contra la naturaleza.

La crítica llegó hasta las vacas de EEUU, a la industria cárnica y a todos los que comemos carne. El ganado vacuno es lo que más metano emite a la atmósfera. Un dato que te deja perplejo: cada molécula de metano equivale a 23 de CO2.

Tras ello se entrevista con Elon Musk en la gigafactoría de baterías de los Tesla. Le dice el visionario empresario, que con 100 gigafactorías en todo el mundo, se acabaría con el problema de la contaminación de los combustibles fósiles.

De allí, a París. Antes de la firma del acuerdo se ve con John Kerry y se entrevista con él. Tras ello, salen imágenes de distintas tecnologías renovables. La única imagen española es el de una planta termosolar. Dura tan poco que no me dio tiempo a ver cuál era.

Para ver si realmente se estaba haciendo algo al respecto en EEUU, DiCaprio consiguió verse con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca. Una entrevista en la que el dirigente explica las grandes dificultades que tiene en su país para sacar adelante normativas contra el cambio climático.

Pero donde DiCaprio realmente coge fuerzas es en la NASA. Allí entrevista a un astronauta, que ha visto cómo es el mundo desde allí arriba. Y le explica todo lo que hacen desde la NASA para vigilar el cambio climático. Es un trabajo digno de hacer otro documental. Pero este hombre le dice a DiCaprio una frase llena de optimismo: “Hay esperanza para que esto se arregle”.

A pesar de ello, DiCaprio se queda con las ganas de más. Y acude a una de las voces que más ha apoyado la lucha contra el cambio climático en los últimos años. Nadie de su envergadura lo había hecho hasta ahora. No es otro que el Papa Francisco. DiCaprio acude al Vaticano y se entrevista con el Sumo Pontífice. El mensaje del Papa tocó al actor. No queda otra, “hay que rezar por la especie humana”. Duras palabras que reflejan la verdadera situación que vive el planeta. O se actúa ya o puede ser demasiado tarde.

El documental finaliza en Nueva York. En la sede la ONU cuando se firma el protocolo del Acuerdo de París. Allí intervino DiCaprio. No se pierdan el mensaje que lanzó. Es digno de oirlo. Y tras ello, finaliza el documental con una frase que lo resume todo: Está en nuestras manos. 

Dos cosas llamativas del documental. Una todo empieza y acaba en El Jardín de las Delicias de El Bosco. Si queréis entenderlo, ver el documental. Y la otra, es que todos los costes de la filmación y postproducción se han contrarrestado con el pago voluntario de la misma cantidad en impuestos al carbono. El daño causado al medio ambiente durante la grabación se ha pagado a través de este pago. No deja huella de CO2, pero sí en tu conciencia cuando lo veas.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

  1. Muy buena reseña de lo que parece un documental muy completo (el tema de la industria cárnica en casi ningún sitio se trata). Felicidades.

Dejar respuesta

Diez − 9 =