Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El compromiso del Ayuntamiento de Barcelona para avanzar en las medidas contra la contaminación se mantiene, ahora con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid.

Los consistorios de las dos grandes capitales españolas forman un frente común para pedir al Estado diversas acciones que permitan avanzar en esta cuestión, como la revisión del impuesto especial sobre carburantes y la obligatoriedad de identificar los vehículos en función del potencial contaminante.

De esta manera, Ada Colau y Manuela Carmena quieren que sus ciudades sean un ejemplo de cómo reducir los altos niveles de contaminación. Ahora solo falta que el Estado trabaje en la misma dirección.

“Las ciudades no podemos esperar más en la lucha contra la contaminación, y las administraciones tenemos que hacer todo lo que está en nuestras manos para evitar los graves problemas de salud que genera la contaminación.” Así se ha referido la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, al compromiso de Barcelona por mejorar la calidad del aire de la ciudad.

Sanz ha remarcado, sin embargo, que el Ayuntamiento no puede afrontar en solitario este reto y que necesita también la actuación de los municipios de su entorno y de la Generalitat de Catalunya y el apoyo del Estado.

En este marco, el Ayuntamiento de Barcelona se ha aliado con el de Madrid —ciudad comprometida también con la lucha contra la contaminación— para pedir que las medidas locales que se están impulsando tengan el apoyo de las políticas estatales. Entre las peticiones que se efectúan al Estado, muy concretas, destacan:

— Revisión del impuesto especial sobre carburantes y eliminación de todas las ventajas fiscales que favorezcan la compra de vehículos diésels.
— Modificación del impuesto de matriculación de vehículos para priorizar los vehículos menos contaminantes.
— Obligatoriedad de la identificación de todos los vehículos en función del potencial contaminante.
— Incremento de la financiación del transporte público de proximidad hasta que se alcancen, como mínimo, los niveles del 2010.
— Elaboración de una ley de financiación de transporte público estatal.
— Modificación del Reglamento General de Circulación para prever la posibilidad de establecer medidas de ordenación de la circulación por razones ambientales.
— Revisión de la fiscalidad y de las tasas portuarias y aeroportuarias para permitir una diferenciación mayor según el nivel de contaminación.

En el mes de noviembre el Ayuntamiento de Barcelona presentó el Programa de Medidas contra la Contaminación, con 58 acciones para mejorar la calidad del aire en Barcelona en beneficio de la salud y de la calidad de vida de la ciudadanía. “Por primera vez en mucho tiempo, hay una voluntad conjunta de dar un paso adelante en la lucha contra la contaminación atmosférica”, ha reconocido Janet Sanz.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

veinte − dieciseis =