China planea gastarse 462.000 millones en nuevas centrales térmicas de carbón

0
La recuperación de la economía china reequilibrará el mercado del carbón.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

China planea gastar 490.000 millones de dólares (unos 462.000 millones de euros) en construir nuevas plantas de generación de electricidad con carbón mientras sus actuales centrales funcionan a menos de la mitad de rendimiento, advierte un informe publicado hoy.

Este trabajo, elaborado por el centro de estudios británico Carbon Tracker Initiative (CTI), resalta que el país asiático “ya no necesita construir plantas de carbón adicionales” e insta a Pekín a atajar esta “crisis” de sobrecapacidad en el sector.

Con una capacidad de operativa de generación con carbón de 895 gigavatios, las 2.689 plantas térmicas de China están siendo utilizadas menos de la mitad del tiempo, pero se están construyendo centrales con capacidad para producir otros 205 gigavatios y hay planes para el equivalente a otros 405 gigavatios más, señala el documento.

Estas nuevas instalaciones se proyectan, además, cuando la demanda de electricidad se ha ralentizado notablemente -actualmente crece al 3% interanual, frente a la media histórica del 10 %-, y la apuesta de las autoridades es reducir su dependencia del carbón en busca de fuentes de energía más limpias y sostenibles.

“Las nuevas unidades actualmente bajo construcción y planeadas son innecesarias y suponen un riesgo financiero significativo”, apunta el estudio.

“Ya sea desde una perspectiva económica, de calidad del aire o climática, el Gobierno chino tiene todas las razones para contener su crisis de sobrecapacidad del carbón”, afirma CTI.

El informe plantea que Pekín afronta un dilema: o bien seguir vertiendo capital sobre proyectos “cada vez más inviables” y poner en riesgo su sistema financiero o bien detener esas inversiones y abogar por la eficiencia.

La Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo de China -el organismo de planificación económica- ya anunció la cancelación de varios proyectos de generación con carbón con una capacidad de 372 gigavatios y de centrales ya en construcción que podrían haber generado otros 17 gigavatios, recuerda CTI.

En este sentido, el centro de estudios sugiere al Gobierno chino que aproveche este “precedente legal” para evitar un “derroche de capital” de casi medio billón de dólares.

Para cumplir con sus compromisos de combatir el cambio climático, China puede renunciar a construir plantas alimentadas con carbón hasta 2032 incrementando marginalmente el uso de las que ya tiene.

El informe de CTI también defiende que el Gobierno de China, como mayor productor y consumidor mundial de carbón, puede actuar como un “banco central” de esta materia prima y que su reciente alza de precios se debe a la intervención del organismo de planificación del país para recortar la producción.

“Las reformas en el sector eléctrico y la introducción de un sistema de comercio de emisiones nacional significan que no es probable que la actual rentabilidad de la flota de carbón vaya a continuar”, dijo Matthew Gray, autor del informe, en un comunicado.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciocho + diecinueve =