El ‘boom’ de las renovables en los próximos cinco años superará al del ‘fracking’

0
La eólica europea podría ahorrar 11.500 millones en combustibles fósiles.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
La eólica europea podría ahorrar 11.500 millones en combustibles fósiles.
La eólica europea podría ahorrar 11.500 millones en combustibles fósiles.

Un nuevo informe del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs pronostica que la energía solar fotovoltaica y la eólica terrestre juntas añadirán más capacidad eléctrica en el mundo en los próximos cinco años que la lograda por los combustibles no convencionales mediante la técnica del ‘fracking’ o fracturación hidráulica en Estados Unidos en los últimos cinco.

Goldman Sachs The Low Carbon EconomyEl informe, titulado La economía baja en carbono, realizado por GS Sustain, la división medioambiental de Goldman Sachs, espera una transición de mayor envergadura hacia las tecnologías más ecológicas y más limpias en la próxima década, lo que incluye a la tecnología LED, que supondrá seis de cada diez bombillas en el año 2025; los vehículos eléctricos e híbridos, que sumarán 25 millones en todo el mundo para ese mismo año, lo que supondrá multiplicar por diez el número de coches eléctricos del parque actual, y una reducción de más de 5 gigatoneladas (Gt) de C02 al año para esa fecha.

Sin embargo –según se recoge en el informe- es el campo de la energía renovable el que está a punto de tener el mayor impacto positivo en el clima. Los analistas Brian Lee y Jaakko Kooroshy, autores del informe, creen que la energía solar fotovoltaica y la energía eólica terrestre combinadas agregarán la energía equivalente a 6,2 millones de barriles de petróleo al día,  superando los 5,7 millones de barriles al día producidos en Estados Unidos mediante la técnica del fracking desde 2010.

“La eólica y la solar están en camino de superar los 100 GW en nuevas instalaciones por primera vez“, dice el informe, ahorrando más de 1 Gt de emisiones de carbono al año y que comprende dos de los ‘cuatro grandes’ tecnologías bajas en carbono que Goldman Sachs cree que van a liderar la transición energética. “Identificamos LEDs, la energía solar fotovoltaica, la eólica terrestre y los vehículos eléctricos e híbridos como tecnologías que se sitúan a la vanguardia en la emergente economía baja en carbono”.

Números cantan

El informe utiliza una combinación de gráficos, cuadros y cifras que demuestran cómo el mundo avanza en la ruta hacia una energía limpia. En 2015, por ejemplo, Goldman Sachs destaca cómo las cuatro empresas más grandes de carbón de Estados Unidos perdieron el 90% de capitalización de mercado por la caída de los precios y la energía limpia se convirtió en una alternativa atractiva.

Entre 2009 y 2014, el mundo invirtió más de 1 billón de dólares en capacidad solar y eólica, como consecuencia de la gran disminución de los costes que, se prevé, aceleren aún más su caída en la próxima década. Este año, se espera que el mundo agregue más de 100 GW de nueva capacidad fotovoltaica y eólica por primera vez en la historia.

Aunque los precios son más baratos que nunca, la transición a las energías limpias está viéndose apoyada, sin duda, por la presión de la población mundial para encontrar formas de reducir las emisiones de carbono -añade el informe-, situación que se ha incrementado con el reciente escándalo de VW y la celebración de la cumbre del clima COP21 en París.

La cumbre del COP21 pide a los países que se identifiquen con los objetivos de reducción de carbono para 2030 y hacia 2050, pero GS Sustain sugiere en su informe que la mayor ruptura del mercado se producirá durante la próxima década, cuando China, India y EEUU cambien sustancialmente sus fuentes de suministro de energía.

Goldman Sachs nueva capacidad Solar y eólica 2015-2020

En 2020, por ejemplo, China va a añadir otros 63 GW de capacidad de carbón y gas, pero al mismo tiempo incrementará su capacidad solar y eólica en 193 GW.  India tiene la esperanza de añadir 100 GW de energía solar fotovoltaica para el 2022, mientras que EEUU continuará creciendo en energía solar más allá de 2016, aunque el ritmo de crecimiento está determinado en gran medida por el nivel de apoyo que ofrece el crédito fiscal a la inversión (ITC).

A nivel mundial, la energía solar fotovoltaica se dispone a disfrutar de una tasa de crecimiento (CAGR) anual del 8%, añade el informe, y superará a las instalaciones eólicas en 2018 por primera vez. Cambios similares en las preferencias de la tecnología darán forma a la iluminación y el transporte durante la próxima década también, con las lámparas LED alcanzando una cuota del 69% del mercado de bombillas en 2020, y los vehículos eléctricos  multiplicando su cuota de mercado por diez.

El informe cita una “combinación ganadora de la política, la escala y los avances técnicos y de costes” como el principal factor que contribuirá a este crecimiento, que detalla cómo este “círculo virtuoso” impulsará a estas cuatro tecnologías”, incluso aunque estas tecnologías no sean necesariamente ni las más baratas ni las más rápidas para la reducción de las emisiones a corto plazo2.

Una pieza clave en esta transición es la evolución de la tecnología de las baterías de almacenamiento –dicen los autores del informe-  destacando, en particular, los avances realizados por las baterías de ion-litio en términos de rendimiento, fiabilidad y coste. “Se espera que las inversiones a gran escala traigan consigo una mayor reducción de costes y mejoras en el rendimiento de las baterías Li-ion,” añade el informe. Esto será fundamental para apuntalar el crecimiento, tanto de la energía solar fotovoltaica como de los vehículos eléctricos e híbridos conectados a la red, cuyas ventas crecerán desde los 12.000 millones de dólares de este año a los 244.000 millones de dólares previstos para el 2025.

En total, las proyecciones realizadas por GS Sustain sugieren que las tecnologías de baja emisión de carbono ayudarán a adelantar el máximo global de las emisiones de carbono, en una fecha ampliamente aceptada en torno a 2025 – 2020, después de lo cual los niveles de C02 comenzarán a caer, ayudando así a los países a alcanzar las metas de reducción de emisiones de carbono para 2030.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

quince − dos =