Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El incremento de la generación eléctrica con ciclos combinados de gas permitiría disminuir las emisiones de la Unión Europea hasta en un 66%, según indicó el presidente de Sedigás, Antoni Peris, que señaló que el “binomio” gas y renovables es “la solución de futuro” a una economía más sostenible y medioambiental.

En concreto, aumentar la utilización de la generación a gas, frente a las centrales de lignito, del 36% al 65%, reduciría las emisiones de CO2 en aproximadamente 300 millones de toneladas al año, según datos de la patronal, que subraya que Europa tiene suficiente capacidad de generación a gas para reemplazar toda la generación por carbón.

En este sentido, Peris calificó de toda “una paradoja” que, a pesar de la puesta en marcha de un plan de desarrollo de las renovables que “ha costado mucho dinero a los europeos”, las emisiones se hayan incrementado en los últimos años, y consideró “llamativo” el caso de Alemania, ejemplo de país que apuesta por la tecnología ‘verde’ pero que, sin embargo, ha incrementado el uso del carbón.

A este respecto del papel que puede jugar el gas, destacó las ventajas competitivas de España, con un situación geoestratégica privilegiada en cuanto al gas natural licuado y un sistema de infraestructuras ya existentes.

“El gas está ya ahí, no hay que hacer inversiones. La infraestructura ya existe en nuestro país y tenemos capacidad suficiente para traer el gas que nos hace falta, no existe una problemática especial en materia de infraestructura. Además, permite seguir introduciendo las renovables”, añadió Peris en rueda de prensa.

En el caso del transporte, tanto terrestre como marítimo, la utilización del gas natural podría reducir hasta un 25% las emisiones de CO2 respecto al diésel y un 95% frente al diésel y los combustible marinos.

Asimismo, cambiar a sistemas modernos de calefacción a gas permitiría reducir las emisiones del sector residencial hasta en un 55%. En el caso de las calderas de condensación presentan hasta un 65% más de eficiencia que sus tecnologías competidoras.

Peris remarcó el papel “clave” del gas natural para conseguir los objetivos europeos de 2030 y su contribución a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero establecidos a nivel europeo en un 40%. “El gas es parte de la solución en generación, en transporte o en el sector residencial, y tiene que estar en la agenda en los próximos años”, dijo.

Por otra parte, el presidente de Sedigás vaticinó un incremento del 2% en la demanda de gas en España para el conjunto de este año. “Estimamos, por cómo ha sido el invierno, que puede estar alrededor de esa cifra, aunque aún queda más de medio año”, señaló.

Contribución del gas a la calidad del aire

Además, la patronal que celebra su reunión anual, presentó el informe ‘Contribución del gas a la calidad del aire’, realizado en 17 municipios de provincias españolas, en el que destaca que una mayor presencia del gas mejora la calidad del aire en las ciudades minimizando la contaminación ambiental, especialmente en el sector transporte.

En este sentido, el estudio considera que una sustitución del 5% del parque de vehículos pesados y turismos de gasolina y diésel por un parque de gas natural en Madrid y Barcelona reduciría las emisiones de todos los gases contaminantes hasta en un 5%.

En el caso del sector residencial y doméstico, una sustitución de todas las calderas de carbón en las ciudades españolas, y del 20% de las calderas de GLP y gasóleo C, por calderas de gas natural, reduciría las emisiones de todos los contaminantes, especialmente las partículas y el azufre. Por el contrario, añade, si se sustituyeran por biomasa, la calidad del aire empeoraría.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × cuatro =