Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, ha dicho este jueves que “ir mucho más allá” de los objetivos que hay ahora “encima de la mesa” sobre lo que tienen que suponer las renovables en el conjunto de fuentes de energía es algo que “no es manejable sin interconexiones”.

Navia, durante la jornada sobre la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, organizada por El Economista y patrocinada por EY, ha añadido que esto no supone que el Gobierno condicione el objetivo de renovables a que haya interconexiones.

Por otra parte, ha reconocido que quizá la acumulación de 8.000 megavatios (MW) en dos subastas en un breve espacio de tiempo no haya sido la “forma óptima” de hacerlo, pero ha recordado que estas nuevas adjudicaciones de retribución a las renovables sólo se han podido hacer “cuando ha habido margen financiero”.

Daniel Navia ha dicho que el objetivo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética será “vertebrar esfuerzos de cara a cumplir los objetivos de cambio climático, de forma eficiente y con prosperidad económica”, lo cual ha reconocido que requiere una “previsibilidad” y “predicibilidad” en las políticas.

Ha añadido que para que la ley sea predecible tiene que haber un consenso social y que sus medidas sean eficientes económicamente, de forma que se cree empleo y bienestar, pues de lo contrario, alguien vendrá a atacar las políticas de medio ambiente con el objetivo de que cuestan empleo, un argumento que ha resultado efectivo a políticos en otros países.

Navia ha señalado que alcanzar un consenso también es fundamental para que como país se dé un mensaje coherente en Europa y se acuerden principios que permitan influir en las políticas que se adoptan en la UE.

Uno de los aspectos importantes que cree que se deben lograr dentro de la ley es tener un “procedimiento bien reglado” de cómo cambiar la planificación energética en caso de que haya cambios o de que no salga bien.

Respecto al grupo de expertos que se ha constituido, a propuesta de los grupos políticos, la patronal y los dos sindicatos mayoritarios, para trabajar en la ley, ha dicho que no se trata de que dé al Gobierno una estrategia energética, sino que aporte iniciativas y que cada una de ellas vaya asociada con un análisis de sus costes y beneficios.

Navia, que ha vuelto a mostrar la postura favorable del Gobierno a prorrogar en diez años la vida útil de las centrales nucleares, como están haciendo otros países de Europa, ha manifestado que la transición energética a un modelo descarbonizado obligará a duplicar los sistemas energéticos, para lo cual habrá que pagar por la capacidad de respaldo a las renovables.

No obstante, ha advertido de que el Gobierno lo hará de la forma más efectiva posible, es decir pagando a aquellos agentes que proporcionen respaldo a un precio más competitivo.

Respecto al vehículo eléctrico, ha avanzado que antes de fin de año habrá iniciativas para desarrollar infraestructuras de recarga, pues incentiva más la compra de estos coches que las subvenciones y tiene un coste menor.

También ha apostado por dar “un enfoque más social a la eficiencia”, pues son las personas con menos recursos las que viven en hogares menos eficientes, y respecto al autoconsumo ha indicado que el Gobierno quiere eliminar trabas administrativas, aunque no es partidario de subvencionar el autoconsumo a pequeña escala porque es más eficiente hacerlo a otras renovables.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

16 − 11 =