Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, tiene claro cuál quiere que sea el resultado de la próxima subasta de renovables en la que se licitarán 3.000 MW. Ese objetivo no es otro que el resultado sea cero, es decir, que no tenga que pagar prima alguna a las instalaciones que pujen en la subasta, tal y como ya sucedió en la de enero de 2016.

Nadal, por si todavía no se ha dado cuenta el personal, ayer soltó una frase que pasó desapercibida para la gran mayoría en el Congreso de los Diputados.

“No está en el reglamento enviado a la CNMC, pero en caso de empate en la oferta se dará prioridad a la central que produzca más horas”, dijo el ministro.

Lo que viene a decir es que la eólica ganaría a la fotovoltaica en caso de empate. De esta manera, el ministro de Energía presiona a las empresas que tienen intención de instalar fotovoltaica para que tiren los precios hacia abajo y a poder ser pujar a cero si quieren ser las ganadoras.

Si el año pasado hubo más de 500 MW eólicos que pujaron a cero, sin querer primas, algo que no se entendió por parte de la mayoría del sector porque para eso se puede instalar e ir a ‘pool’ directamente, el Gobierno piensa que este año también sucederá lo mismo, aunque es posible que no los 3.000 MW.

Si en el caso de que tanto eólica como fotovoltaica fuesen a cero, entrarán primero los megavatios eólicos, y luego tendrán que esperar a entrar los fotovoltaicos. Lo que busca el Gobierno es la mayor eficiencia, y por tanto presiona a todos para que el precio sea el más bajo posible.

El Ministerio de Energía lo que pretende es no tener que pagar prima alguna por estos 3.000 MW. La advertencia es clara, si no pujas bajo tienes muchas papeletas para quedarte fuera.

Hay que tener en cuenta que muchos proyectos acudirán a la subasta de renovables. Hay mucha eólica que se quedó fuera en la del año pasado, y la solar fotovoltaica también quiere por lo que la competencia será máxima.

Eso sí, hay que ir con los proyectos bastante preparados e incluso avanzados en todo lo que se pueda para garantizar la puesta en marcha.

Todo el sector ya está trabajando en la preparación de las ofertas y se avecina una batalla sin precedentes en nuestro país por instalar renovables, donde las tecnologías más caras, como la termosolar, tendrán que hacer malabarismos si quieren optar a algún MW.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

3 × 3 =