Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Era cuestión de días. Pero ya se ha producido. Al menos tres inversores internacionales que han demandado a España en el Ciadi por el hachazo a las renovables han presentado como prueba (nueva documentación) el laudo arbitral que ha fallado contra el Estado español que le obliga a indemnizar al fondo Eiser Infrastructure un total de 128 millones de euros más intereses.

Se trata de tres inversores de renovables que, al igual que Eiser, apostaron por la termosolar en España. Además, son probablemente tres de los demandantes de mayor prestigio y que pondrían la imagen de España por los suelos en caso de que el Gobierno volviera a perder estos arbitrajes.

Estos inversores son: la norteamericana NextEra, una de las empresas más potentes del mundo de las renovables y en su día número uno de EEUU; el fondo estatal de Emiratos Árabes Unidos, Masdar Solar, y la alemana RWE Innogy.

Dos de los tres casos, el de RWE y el de Masdar, los lleva el mismo bufete que ha ganado el laudo con Eiser, Allen & Overy, mientras que NextEra cuenta con el asesoramiento legal de Skadden Arps y de la firma española Cuatrecasas.

La principal causa por la que han presentado el laudo es porque se trata de activos muy parecidos a los de Eiser. En el caso, por ejemplo de Masdar Solar, invirtieron más de 1.000 millones en varias plantas termosolares.

Lo bueno para el Gobierno español es que al presentarse esta nueva documentación, esos arbitrajes tardarán algo más de tiempo en pronunciarse. Primero los tres árbitros tienen que decidir si aceptan la prueba y en su caso las partes tendrán que exponer sus comentarios a la misma.

Ganará tiempo, pero según expertos jurídicos, el laudo podría dejar al Gobierno a los pies de los caballos. La penosa defensa de los intereses del Gobierno se ve claramente en el laudo recientemente conocido. Fue tan torpe que hasta el propio árbitro que colocó el Gobierno les votó en contra.

Este diario contó como el propio IDAE tiró piedras contra el tejado del Gobierno, dejando en evidencia al mismísimo exministro Soria y a su por entonces mano derecha Alberto Nadal.

Todas las contradicciones que se pueden ver en el laudo de Eiser lo aprovecharán estos tres inversores internacionales para tratar de que la balanza caiga de su lado.

En el Gobierno, la preocupación es máxima porque las indemnizaciones pueden ser multimillonarias, y aunque lo acabaría pagando todo el consumidor de la luz, la imagen del Gobierno a nivel internacional se resquebrajaría por completo.

Es cuestión de tiempo. Tardarán semanas o incluso meses, pero como haya más laudos favorables a los inversores internacionales, la ola de nuevas demandas en el Ciadi podría ser histórica.

Fuentes del mercado legal aseguran que decenas de inversores, entre ellos, entidades financieras de reconocido prestigio, tienen preparadas las demandas. Solo esperan a que se produzca algún laudo favorable más. Entonces ya será el acabose.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

13 + 11 =