Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Una de las grandes capitales del mundo, Berlín, es uno de los centros de la cultura, la política y los negocios del planeta. Y ahora también está tratando de ponerse a la vanguardia de la vida verde, con una serie de iniciativas destinadas a mejorar la calidad de vida de sus residentes.

Por ejemplo, ya cuenta con una “zona de protección ambiental”, un área en el centro de la ciudad donde sólo pueden circular los vehículos de bajas emisiones, donde además más de 400.000 árboles bordean sus calles.

Pero las autoridades de la ciudad quieren ir más allá. Por eso van a poner en marcha un proyecto piloto donde convertirán al musgo como una herramienta para mejorar aún más la calidad del aire, y la vida de millones de sus habitantes.

“Tras más de 10 años de investigación académica estamos comercializando cultivos de musgo específicos que se pueden encontrar en el bosque, y tienen la capacidad de comer, literalmente, la contaminación del aire” señala Denes Honus, director general de Green City Solutions.

Para ello, han creado un CityTree, una estructura vertical llena de musgo y otras plantas vasculares que limpian la contaminación del aire. La estructura también contiene sensores que son capaces de controlar todas las plantaciones de musgo en tiempo real, de tal manera que los operarios saben si tienen suficiente cantidad de agua, nutrientes y sal.

En todo el mundo, la contaminación del aire se está convirtiendo en un problema grave. En septiembre, el Banco Mundial dijo que se había convertido en un “problema mortal” para las ciudades ya que es el cuarto factor de riesgo de muertes prematuras.

En 2013, estas muertes costaron a la economía global en torno a 225 millones de dólares por “trabajo perdido”, de acuerdo con un estudio conjunto realizado por el organismo y el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME).

Para Honus, las características propias de musgo podrían ayudar a compensar los problemas causados por la contaminación del aire.

“La misma superficie de musgo que una hoja de un árbol normal, – un árbol de la calle de cualquier ciudad”, agregó Honus. “Sin embargo, en este musgo, hay pequeñas bacterias, y estas bacterias pueden absorber la contaminación, una vez que entren en contacto con dióxido de carbono o con la polución en partículas.”

El equipo de Green City Solutions cree que, cuando se trata de librar a nuestras ciudades de la contaminación, la tecnología que han desarrollado puede competir con la naturaleza, según afirma el director técnico Victor Splittgerber. “Un CityTree es tan poderoso como 275 árboles normales”, asegura.

“A día de hoy, el 50% de la población mundial vive en ciudades, por lo que hay que buscar soluciones para la salud de estas personas… y gracias a este descubrimiento se podría conseguir un impacto global”, concluyó.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × uno =