El nuevo sistema de retribución recorta en un 15% los ingresos de la termosolar

0
Paneles termosolares de Sener. FOTO: Sener.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Planta termosolar de Abengoa en Sevilla. FOTO: Abengoa.
Planta termosolar de Abengoa en Sevilla. FOTO: Abengoa.

El nuevo sistema de retribución recogido en el Real Decreto de energías renovables y en la orden ministerial 1045/2014, de 16 de junio, que aprueba los parámetros retributivos de las instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos, consolida, a juicio de la patronal Protermosolar, la situación de acumulación de recortes a la industria termosolar respecto a las condiciones que motivaron la inversión en las centrales y aleja a esta tecnología de la rentabilidad razonable establecida en la ley.

Las reformas introducen un recorte medio a la industria termosolar del 15% de media y del 20% en el caso de las plantas que disponen de almacenamiento térmico. En este contexto, los ingresos actuales de las plantas representan un recorte del 50% frente a los planes de negocio establecidos al inicio de la construcción de centrales termosolares en España.

La singularidad de ciertas centrales termosolares solo permite disponer de la inversión realizada y auditorías externas como baremos para determinar si pueden considerarse “empresa eficiente” y “bien gestionada”, con lo que en estos casos, los estándares aprobados tampoco se corresponden con la inversión efectuada.

Estas medidas, nuevamente, comprometen la viabilidad de una industria en la que España es pionera y cercena sus posibilidades de abordar los mercados emergentes exteriores, así como la financiación del sector.

Protermosolar lamenta que en las justificaciones dadas repetidamente por el Ministerio de Industria  a los nuevos recortes se siga señalando a las renovables como las causantes del problema del déficit de tarifa olvidándose, entre otros muchos factores, de la sobre retribución de la que viene gozando la distribución en la última década, o de los beneficios que obtienen las nucleares e hidráulicas, que cobran su producción muy por encima de la llamada rentabilidad razonable a que se obliga a las renovables.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Compartir
Artículo anteriorEndesa pierde su mayor proyecto hidráulico en Latinoamérica
Artículo siguienteSoria culmina la reforma renovable

Dejar respuesta

Diez − Ocho =