El petróleo no se acaba

0
Mariano Marzo.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) los costes de producción de los cerca de los 1,2×1012 barriles de petróleo convencional extraídos hasta la fecha no han superado los 30 dólares. ¿Cuáles podrían ser los costes de producción de otras categorías de recursos de petróleo y de combustibles líquidos pendientes de explotación?

En el caso de los recursos de petróleo convencional la AIE efectúa las siguientes consideraciones:

1) La totalidad de los recursos y reservas de petróleos convencionales de Oriente Medio y Norte de África puede ser producida a costes relativamente más baratos que en otras regiones. Tales recursos ascienden a 1,12 x1012 barriles y los costes de producción se estiman entre 10 y 25 dólares por barril.

2) Los costes de producción de los recursos y reservas de petróleos convencionales de otras regiones son muy variables. Desde un punto de vista técnico, algunos yacimientos rusos resultan tan fáciles de explotar como los yacimientos de Oriente Medio y Norte de África, situándose en la parte inferior de la banda de costes de producción. La parte superior de ésta estaría representada por campos en tierra firme o en aguas marinas (excluyendo las ultra-profundas) técnicamente más complejos. Los recursos de petróleo de esta categoría ascienden a 1,22×1012 barriles y los costes de producción oscilan entre 10 y 70 dólares por barril.

3) La utilización del conjunto de técnicas de mejora de la recuperación del petróleo (enhanced oil recovery o EOR,) pueden lograr extraer hasta 0,5×1012 barriles, de los cuales 0,3×1012 barriles podrían provenir de técnicas basadas en la inyección de CO2 y el resto de técnicas de estimulación térmica o química. Los costes estimados para la producción mediante estas técnicas son muy variables ya que dependen de los parámetros específicos de cada campo. Dichos costes oscilan entre 20 a 80 dólares por barril. Los más baratos son los relacionados con las técnicas de inyección de CO2 que resultarían aún más competitivas si los costes de producción incorporaran un precio de las emisiones de CO2 ya que esta técnica se beneficiaria de los créditos de carbono obtenidos por el secuestro neto de CO2 en el subsuelo.

4)El petróleo convencional recuperable de aguas ultra-profundas (más de 1500 m de lámina de agua) podría suponer unos 0,16×1012 barriles adicionales, con un coste de producción de 70-90 dólares por barril.

5) La región situada al norte de Circulo Ártico podría suministrar 90.000×106 barriles de crudo y otros 44.000×106 barriles de líquidos del gas natural, con unos costes de producción del orden de 40 a 100 dólares el barril.

Mariano Marzo.
Mariano Marzo.

En el caso de los recursos no convencionales, la AIE asume los siguientes puntos:

1) Existe un gran potencial de recursos de petróleo extra-pesado y de arenas petrolíferas, con cerca de 1,88×1012 barriles, principalmente concentrados en Venezuela y Canadá, pero también en otros países como Rusia y Kazajstán. Los costes de producción en las nuevas instalaciones, incluyendo el tratamiento y mejora del crudo, así como la mitigación de los impactos medioambientales, aunque no la mitigación de las emisiones de CO2, se sitúan entre 50 a 90 dólares por barril.

2) La producción de petróleo a partir de lutitas con kerógeno (kerogen oil) y de petróleo ligero de rocas compactas (light tight oil o LTO) se encuentra todavía en una fase temprana de desarrollo, excepto en EE.UU., donde la producción de LTO ha progresado espectacularmente. La estimación de los costes de una futura producción a gran escala no es fácil. En el caso del petróleo de kerógeno, dichos costes podrían situarse en torno a los 60-100 dólares por barril y los recursos técnicamente recuperables podrían llegar a los 1,07×1012 barriles. Los recursos técnicamente recuperables de LTO se cifran en torno los 0,24×1012 barriles y los costes de producción entre 50 y 100 dólares por barril.

3) Las tecnologías de producción de combustibles sintéticos a partir del carbón (CTL) y del gas natural (GTL) se fundamentan básicamente en la reacción de Fischer-Tropsch, de manera que los principales costes a considerar son los asociados a los de la construcción de la instalación y los costes de la materia prima utilizada en el proceso de conversión. Se estima que los costes de producción de CTL varían entre 45 a 105 dólares por barril equivalente de petróleo (bep). Si tan solo el 1% de los recursos mundiales de carbón y lignito fuera utilizado en el proceso, podrían obtenerse hasta 0,4×1012 barriles equivalente de petróleo de combustible sintético. En el caso del GTL, los costes de producción en las plantas más modernas oscilan entre 60 a 105 dólares por bep y si se utilizara el 10% de los recursos globales de gas natural como materia prima podrían obtenerse hasta 0,6×1012 barriles equivalentes de petróleo de combustible sintético.

Resumiendo: los recursos técnicamente recuperables de combustibles líquidos multiplican por siete el volumen de petróleo convencional consumido hasta la fecha y la mayor parte de dichos recursos pueden ser producidos a un coste inferior a 100 dólares por barril (si no se internalizan los costes de las emisiones de CO2 asociadas al proceso de producción). El petróleo no se acaba, lo que se ha acabado es el petróleo barato.

Mariano Marzo Carpio es catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona y miembro del Consejo Editorial de El Periódico de la Energía

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Compartir
Artículo anteriorYPF y Petronas ‘pincharán’ juntos en Vaca Muerta
Artículo siguienteLos hidrocarburos, la medicina de Soria para salvar a la industria

Dejar respuesta

3 × cuatro =