Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Este lunes el consejo de administración de Eléctrica de Cádiz, la única compañía eléctrica con mayoría pública en su capital, ha desestimado la puesta en marcha de su bono social eléctrico.

Con los votos en contra de Endesa (tres consejeros) y del PP (dos votos), el plan del Ayuntamiento de Cádiz, ahora en manos de José María González “Kichi” (Podemos), se queda en papel mojado.

Los votos a favor de Podemos, Ganar Cádiz, PSOE y Unicaja son insuficientes para llevar a cabo la principal normativa en la lucha contra la pobreza energética en la provincia gaditana.

El presidente de Eléctrica de Cádiz, David Navarro, ha lamentado la decisión del consejo y asegura que “hoy hemos asistido a una traición del Partido Popular a la ciudad de Cádiz, al priorizar los intereses de Endesa, sobre los de las familias más vulnerables”.

Por su parte la concejala y consejera de Eléctrica de Cádiz por parte de Ganar Cádiz, Eva Tubío ha manifestado que “el PP ha incumplido su compromiso asumido en el pleno del Ayuntamiendo el 30 de octubre de crear un bono social en Cádiz. Las familias de Cádiz no se merecen esto”.

El 30 de octubre de 2015, el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz votó por unanimidad, incluido el PP, a favor de la creación de un bono social especial que sería comercializado por Eléctrica de Cádiz y a favor de la creación de la Mesa contra la Pobreza Energética, donde las organizaciones participaran en la elaboración de cómo sería el bono social gaditano.

¿Qué pasó para que ahora el PP no apruebe en el consejo este bono social de la luz? Pues que un año después ocurrió la desgracia de la anciana que falleció en un incidente casero con velas por tener cortado el suministro de electricidad.

Tras eso, el Gobierno se puso manos a la obra para aprobar un nuevo bono social eléctrico y un plan contra la pobreza energética a nivel nacional.

Es cierto que hasta ahora los consumidores vulnerables de Eléctrica de Cádiz no estaban cubiertos por el bono social, que desde su fundación solo es aplicable desde las cinco grandes eléctricas en el territorio peninsular, y el resto de COR en otros territorios (Ceuta y Melilla).

La necesidad del bono social se deriva de que en la ciudad de Cádiz el 80% de las familias del municipio tienen su suministro eléctrico con la eléctrica municipal, una empresa mixta de la que el Ayuntamiento tiene el 55% (Eléctrica de Cádiz) y que, debido a la regulación del Gobierno, no puede ofrecer el bono social estatal (el Real Decreto Ley 17/2016 aprobado por el Gobierno del estado mantiene que sólo las comercializadoras de referencia pueden facilitar el bono estatal).

El bono social gaditano hoy rechazado por el consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz iba a ser financiado con una donación voluntaria de la distribuidora de 600.000 euros.

Estos 600.000 euros son el 6% de los beneficios anuales de la compañía que a día de hoy oscilan en los 10 millones de euros. Aunque está previsto que los resultados de la compañía serán mucho mejores en 2016. Podría haber ganado el pasado año unos 15 millones de euros.

El Ayuntamiento estimaba que con esta suma se aseguraría el acceso a la energía a 2.000 familias en situación de vulnerabilidad. Ahora no podrán acceder a un bono social a no ser que el Gobierno del PP cambie la normativa en el nuevo que está a punto de aprobar.

El alcalde de Cádiz se ha pronunciado al respecto de esta decisión de la siguiente manera a través de las redes sociales:

 

También se ha pronunciado en término parecidos el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

18 − siete =