Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Europa se está quedando a la cola en el mercado de las baterías de vehículos eléctricos. Tanto es así, que hasta se han dado cuenta en Bruselas. La Comisión Europea, con el vicepresidente energético Maros Sefcovic a la cabeza, ha lanzado la que se denomina la Alianza de las baterías de la UE.

Se trata de un acuerdo que ha alcanzado la industria de las baterías en Europa para unir sus fuerzas y poder competir de tú a tú con los grandes fabricantes de baterías del mundo que se encuentran en Asia (Japón, Corea del Sur y China) y también en EEUU.

“La falta de una base doméstica europea de fabricación de células pone en peligro la posición de los clientes industriales de la UE debido a la seguridad de la cadena de suministro, al aumento de los costes debido al transporte, a los retrasos en el tiempo, por lo tanto, tenemos que actuar rápidamente – y colectivamente – para superar esta desventaja competitiva y capitalizar nuestro liderazgo en muchos sectores de la cadena de valor de la batería, desde los materiales a la integración del sistema y el reciclaje”, dijo el vicepesidente en una reunión con los fabricantes.

Entre los que figuran en la propuesta se encuentran importantes compañías del mundo tecnológico, quimico y del automóvil. Empresas de la talla de la química BASF, de Siemens o los fabricantes de coches Daimler (Mercedes Benz) y Renault están detrás de esta iniciativa.

Aunque no está parido del todo, el acuerdo está bastante avanzado. Algunas fuentes explican que la Alianza se aprobará en febrero de 2018. El objetivo es crear una especie de Airbus de las baterías para vehículos eléctricos y almacenamiento energético. Con la participación de los grandes miembros de la UE.

Según avanzó el Financial Times, Bruselas estaría capacitada para financiar el proyecto con 2.200 millones de euros.

Y es que Europa está coja. Aunque hay empresas que ya trabajan en este sector, los reyes de las baterías están en Asia. Compañías como Toshiba, Panasonic, LG, Samsung, las chinas BYD y CATL o incluso la norteamericana Tesla llevan ya mucho recorrido y si Europa quiere alcanzarlas tiene que darse prisa.

Por ello quieren lanzar esta alianza. Otras empresas europeas cercanas a la cadena de montaje quieren oir la propuesta de la Comisión Europea. Se trata de compañías de la talla de Volkswagen, Total Saft (que ya fabrica baterías) o neumáticos Continental.

EUROBAT, la organización que representa a los fabricantes europeos de automóviles y baterías industriales, acogió con satisfacción la iniciativa de la Comisión Europea, diciendo que una de las condiciones clave para su éxito será desarrollar un marco regulatorio coherente y estable.

“El trabajo comienza de inmediato”, dijo Sefcovic, tras anunciar el lanzamiento de varios grupos de trabajo sobre asuntos que van desde la cadena de suministro, la financiación de las inversiones, asuntos comerciales e I + D.

Todo está listo. Solo falta firmar el acuerdo. Europa, al fin, se pone las pilas. Nunca mejor dicho.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × cuatro =