Florentino Pérez aprovecha el Plan Juncker para relanzar su ‘megaproyecto’ de interconexión eléctrica con Reino Unido

0
Florentino Pérez, presidente de ACS. FOTO: Daniel Santamaría.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Florentino Pérez, presidente de ACS. FOTO: Daniel Santamaría.
Florentino Pérez, presidente de ACS. FOTO: Daniel Santamaría.

Florentino Pérez ha resucitado uno de sus proyectos estrella en el sector energético. Se trata de Britib, el interconector entre España y Reino Unido.

El grupo ACS ha presentado a finales de año el proyecto para que se incluya dentro de la lista Proyectos de Interés Común Europeo de interconexiones eléctricas (PCI 2015).

El proyecto consiste en un interconector submarino HVDC multiterminal entre España, Francia y Reino Unido, con una longitud aproximada de 1.300 km que permitirá el intercambio de 1.000-2.000 MW, a una tensión de al menos 500 kV.

El megaproyecto, que no fue incluido en anteriores listas de PCI, requiere una gran inversión. Para empezar, el Capex inicial es de 3.300 millones de euros. Por eso, Florentino Pérez quiere aprovechar la financiación de este tipo de proyectos por parte de la Unión Europea. El coste total del proyecto podría elevarse a 4.080 millones si se tienen en cuenta 25 millones de euros al año de opex durante los próximos 30 ejercicios.

El arma de Florentino para convencer a las instituciones europeas es el alto beneficio que genera un proyecto de esta magnitud. El análisis coste beneficio realizado por la European Network of Transmission System Operator for Electricity (ENTSO-E) calcula que el beneficio anual durante los 30 años posteriores a la puesta en marcha sería de entre 280 y 350 millones anuales. Es decir, un total de 10.500 millones de euros, siempre y cuando sea intercambie 1 GW . Si se interconectan 2 GW, como tiene previsto ACS, el beneficio sería el doble.

 

Principales magnitudes del proyecto Britib. FOTO: ACS.
Principales magnitudes del proyecto Britib. FOTO: ACS.

Más renovables

Pero para que el resultado sea este, se tiene que dar una mayor entrada a la electricidad procedente de las energías renovables. Y ahí entra la fotovoltaica de España y Portugal en verano y la eólica de Reino Unido y Francia en invierno.

Pero tiene otros intereses, objetivos y beneficios. El proyecto es una pieza clave en el desarrollo del segundo corredor prioritario Interconexiones eléctricas en el eje Norte-Sur de Europa Occidental («NSI West Electricity») establecido por la Regulación Europea 347/2013 relativo a las orientaciones sobre las infraestructuras energéticas transeuropeas.

Además, constituye la unión necesaria con el primer corredor prioritario Red eléctrica marítima del Mar del Norte («NSOG») permitiendo compartir electricidad procedente de fuentes de energías renovables no correlacionadas (viento y sol) y potencia de respaldo entre el Norte y el Sur.

Se trata del interconector eléctrico submarino más largo del mundo y del único interconectando tres Estados Miembros del mencionado corredor. Britib permitirá una conexión directa mediante flujos bidireccionales entre los tres sistemas eléctricos y sus correspondientes mercados o zonas de precios (MIBEL: Portugal y España; EPEX SPOT: Alemania, Francia, Austria y Suiza; y APX: Países Bajos, Reino Unido y Bélgica). Por lo que no solo se beneficiarían los tres estados, sino buena parte de la Unión Europea.

Adversidades

Pero proyectos como este tienen sus peros. Lo primero es el alto coste. Es necesaria una ayuda por parte de Europa, que podría rondar un tercio. Florentino busca unos 1.000 millones del Plan Juncker para iniciar el proyecto. Otra parte importante del sector privado, con un fuerte apoyo financiero detrás. También es muy complicado interconectar sistemas tan distintos y normativas tan complejas y diversas. No es lo mismo la regulación británica que la francesa o la española. Habría que limar diferencias. Pero para eso los gobiernos tendrían que poner voluntad. 

Y no menos importante son los TSO. Un proyecto de este calibre tiene que dar entrada a los distintos operadores a participar del mismo y ahí podría haber problemas entre ellos. 

Si se resuelve todo a favor, entra en la lista de PCI 2015 y obtiene la financiación, ACS cree que podría entrar en operación en 2018-2019.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × cuatro =