Guerra fratricida entre las gasolineras tradicionales y las nuevas estaciones de servicio desatendidas

0
Gente echando combustible en una gasolinera.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
En las gasolineras desatendidas cada usuario se sirve la gasolina. FOTO: Archivo
En las gasolineras desatendidas cada usuario se sirve la gasolina. FOTO: Archivo

Tras la llegada de las gasolineras low cost, que han traído una mayor competitividad al sector, y un poco de polémica, las nuevas estaciones de servicio desatendidas son la gota que colma el vaso para los pequeños empresarios del sector petrolero, los gasolineros de toda la vida.

Han bastado que las distintas comunidades autónomas aprueben la puesta en marcha de una veintena de gasolineras desatendidas, es decir, sin personal alguno en las estaciones de servicio, para que se desate una guerra entre los empresarios tradicionales y los nuevos que no tienen gastos de personal. Temen que esto vaya a más. Se estiman en unas 150 peticiones de nuevas licitaciones de gasolineras desatendidas que hay en las distintas administraciones.

Se trata de una competencia desleal en toda regla, según los empresarios tradicionales. Según la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid (Aeescam), las gasolineras desatendidas “constituyen un riesgo potencial y una distorsión rechazable del marco normativo que vulnera los principios de competencia en el mercado bajo la única óptica de la optimización de los beneficios a costa del empleo, la seguridad y los derechos de los consumidores”.

Basan su defensa en varios puntos:

1.- Están distorsionando la competencia en el sector en la Comunidad de Madrid y el supuesto ahorro de costes laborales supone, además, una bajada de la recaudación fiscal y de los recursos de la Seguridad Social.

2.- Su proliferación puede contribuir a un elevado desempleo en el sector: hemos aguantado el coste de producción y miles de empleos pero esta tendencia puede obligar a una reconversión que suponga miles de despidos.

3.- No se respetan las garantías básicas para el consumidor: hoja de reclamaciones, comprobación del surtidor, imprudencias o actos vandálicos y seguridad en el momento del repostaje.

4.- Las personas con discapacidad ven incumplidas las medidas exigidas de accesibilidad.

El secretario de Aeescam, Víctor García Nebreda, ha explicado a este diario que lo más peligroso es que las estaciones desatendidas escapan a las más estrictas normas de seguridad. “Es ilegal si no hay nadie en una estación”, asegura. “Ellos juegan con una gran ventaja, no tienen que cumplir varias normas, pero no tienen que hacer frente a los costes de personal que suponen la mitad de los costes de una gasolinera tradicional”.

Es por ello, que los empresarios de gasolineras tradicionales exigen a las comunidades autónomas que al menos haya un trabajador en todo momento en las gasolineras. Hasta ahora, Andalucía, Navarra y Castilla La Mancha han regulado este servicio, pero hay otras que aún no. La Aeescam ha solicitado al Gobierno de la Comunidad de Madrid incorpore una medida correctora que exija la presencia en todo caso de un empleado en todas las estaciones de servicio y unidades de suministro en la tramitación de la Ley de Acompañamiento a la de Presupuestos para el año 2015.

Pero no se han quedado ahí. Los gasolineros de Madrid han enviado a la Dirección de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo una denuncia para que tomen alguna medida al respecto. Creen que hay medidas de seguridad, que afectan a cualquier ciudadano que podrían saltar por los aires en cualquier momento.

Por ejemplo, se han dado casos de usuarios que han llenado varios recipientes para llevarse 100 litros de gasolina 95, cuando lo máximo permitido es cinco litros. “¿Y si hubiese pasado algo o si sucede un incendio en una estación?”, se pregunta García Nebreda.

En definitiva, lo que piden los empresarios tradicionales es que todos tengan las mismas armas, que todos tengan las mismas reglas. “No puede ser que tengamos que cumplir una serie de requisitos y otros no”.

La guerra está abierta y la batalla será dura. ¿Quién ganará?

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

11 − uno =