La AIE da la voz de alarma en Europa: podría perder 30 millones de empleos por el ‘boom’ del ‘shale gas’ en EEUU

1
Un pozo de shale gas en EEUU.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Un pozo de shale gas en EEUU.
Un pozo de shale gas en EEUU.

El boom del shale gas en EEUU afecta de lleno a la competitividad de la economía europea. La caída de los precios del gas natural en el mercado estadounidense arrastra consigo a las principales industrias. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) alerta a Europa de que están en riesgo más de 30 millones de empleos en el Viejo Continente por culpa de esta situación.

El economista jefe de la AIE, Fatih Birol, ha dicho que “muchas empresas petroquímicas en el centro de Europa están saliendo” para aprovechar el auge de producción de gas natural de las formaciones de roca de esquisto en EEUU, según indica la agencia Bloomberg. “Treinta millones de puestos de trabajo están en peligro”, apostilló.

Los costes energéticos son la segunda partida de gastos de cualquier industria tras los salariales. Poder reducirlos se convierte en una de las mejores soluciones para la existencia de la gran mayoría de las industrias que han visto como en los últimos años la demanda ha caído estrepitosamente.

El economista jefe de la AIE, Fatih Birol. FOTO: AIE.
El economista jefe de la AIE, Fatih Birol. FOTO: AIE.

Empresas como la alemana BASF o la brasileña Braskem han decidido implantarse en EEUU. Hay previstas unas inversiones de 72.000 millones de dólares (53.470 millones de euros al cambio actual) en construir plantas de todo tipo de industrias en el gigante norteamericano. Desde el aluminio, pasando por los plásticos, la petroquímica o el acero.

Los precios son muchos más baratos que en Europa. Para muestra un botón: El precio del gas en la UE se ha incrementado un 83% desde 2005. En EEUU se ha producido un descenso del 63% en el mismo periodo. Por ejemplo, las refinerías de EEUU están ganado cuota de mercado al beneficiarse de unos mejores márgenes. Según Hermes Commodities,  la diferencia a día de hoy es de 10 dólares por barril.

Ante cifras de este calibre es muy complicado competir y es por ello que la AIE ha dado la voz de alarma a Europa porque puede ver una huida masiva de la industria. Es por ello que urge una política energética e industrial ad hoc en Europa capaz de competir con las de su entorno.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Compartir
Artículo anteriorAsí es la nueva campaña de Greenpeace para salvar el Ártico
Artículo siguienteAnpier se suma a la ola de recursos contra la reforma energética

1 Comentario

Dejar respuesta

tres × 3 =