Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El sistema energético mundial se está acercando a una transformación histórica, el mix energético se está redifiniendo. Esta frase resume el informe Energy Technology Perspectives 2017, la publicación exhaustiva que la Agencia Internacional de Energía (AIE) publica anualmente sobre el sector energético. En esta ocasión estudia las oportunidades y desafíos que se presentan para ampliar y acelerar el despliegue de tecnologías de energía limpia.

Según el estudio, las renovables y la energía nuclear proporcionan la mayor parte del crecimiento de generación. Por el lado de la demanda, las tecnologías de transporte innovadoras están ganando impulso y se proyecta aumentar la demanda de electricidad. El aumento de los estándares de vida significa que más personas comprarán electrodomésticos, aparatos electrónicos y otros bienes alimentados con electricidad, lo que también aumentará las necesidades eléctricas.

La innovación en tecnologías energéticas puede aportar más beneficios y facilitar la transformación, pero se necesitan fuertes señales políticas. Energy Technology Perspectives 2017 (ETP 2017) pone de relieve cómo la innovación energética, es decir, el despliegue ampliado de las tecnologías disponibles y el desarrollo y la innovación en otras nuevas, puede respaldar múltiples objetivos políticos y garantizar una energía segura, fiable y asequible.

También el informe anual Tracking Clean Energy Progress (TCEP), incluido en ETP 2017, examina cómo se están moviendo las distintas tecnologías en comparación con las metas climáticas globales. Los resultados muestran que la transformación hacia un sistema de energía limpia no está en línea con los objetivos de política internacional establecidos. Muchas áreas tecnológicas sufren de falta de apoyo político y esto impide su despliegue ampliado. La eficiencia energética, la bioenergía y la captura y el almacenamiento de carbono (CCS) son ejemplos notables en donde aún existe un potencial significativo de progreso tecnológico, pero se requerirán fuertes señales en la política energética mundial para desencadenar las inversiones apropiadas.

En general, sólo unas pocas tecnologías están en camino para alcanzar los objetivos de sostenibilidad. El TCEP demuestra, sin embargo, que cuando las políticas han proporcionado señales claras sobre el valor de la innovación tecnológica, como la solar fotovoltaica, la energía eólica terrestre, los vehículos eléctricos y el almacenamiento de energía, se han conseguido avances significativos.

Para la Agencia Internacional de la Energía, la trayectoria actual es insuficiente. El ETP 2017 presenta tres vías para el desarrollo del sector energético hasta 2060. Por eso, el informe presenta un escenario base que tiene en cuenta los compromisos existentes en materia de energía y clima de los países, incluidas las contribuciones nacionales determinadas en el marco del Acuerdo de París. Lo que se ha diseñado hasta ahora, lo que refleja las actuales ambiciones del mundo, no es coherente con el logro de los objetivos mundiales de mitigación del cambio climático, pero seguiría representando un cambio significativo de un enfoque histórico “business as usual”.

Una descarbonización más ambiciosa requiere un mayor esfuerzo y una política
más comprometida. El escenario de 2°C y el escenario de más de 2 ° C (B2DS) establecen cada uno un camino de descarbonización rápida en línea con los objetivos de las políticas internacionales. Por primera vez, se analizan hasta qué punto las tecnologías de energía limpia conocidas podrían caminar, si se las lleva a sus límites prácticos, en consonancia con las aspiraciones más ambiciosas de los países firmantes del Acuerdo de París.

Además, las industrias intensivas en energía son actores esenciales en cualquier estrategia de transformación sostenible, hay un potencial considerable de ahorro de energía en calefacción y refrigeración que sigue estando sin explotar y se necesitarán acciones en todos los sectores para aprovechar las soluciones más rentables.

Por ejemplo, el estudio señala que los edificios más eficientes apoyan toda la transformación del sistema energético. El rápido despliegue de iluminación, refrigeración y electrodomésticos de alta eficiencia podría ahorrar 50 EJ o el equivalente a casi tres cuartas partes de la demanda global de electricidad de hoy entre 2030 y 2030. Estos ahorros permitirían mayores cambios en la electricidad sin carga adicional para el sector eléctrico.

La descarbonización de la energía es la columna vertebral de la transformación de energía limpia. El sector energético mundial puede alcanzar emisiones netas de CO2 netas para 2060. Esto requeriría un mayor despliegue de tecnologías, llegando hasta el 74% de la generación de energías renovables (incluyendo el 2% de la bioenergía sostenible con captura y almacenamiento de CO2), el 15% de la energía nuclear y el 7% restante con generación a gas natural.

La electrificación de la economía se está expandiendo y es donde habría un mayor crecimiento. Las tendencias actuales aumentarían la participación de la electricidad en la demanda final de energía en todos los sectores, del 18% actual al 26% en 2060.

La electrificación de uso final también puede permitir pasar de la dependencia directa de los combustibles fósiles a la energía descarbonizada. El consumo de electricidad superará al consumo de petróleo. El cambio es particularmente notable en el transporte, donde la electricidad se convertirá en el combustible primario para el transporte terrestre.

Por todo ello, la AIE propone unas recomendaciones para los responsables políticos:

Los gobiernos deben desarrollar una visión para un futuro energético sostenible que aborde múltiples desafíos de política energética y rastree el progreso hacia los objetivos declarados. Deben definir las hojas de ruta a seguir y asegurar el progreso hacia una transformación energética a largo plazo que satisfaga los objetivos de seguridad energética, cambio climático y calidad del aire, objetivos fundamentales para que el sector energético responda óptimamente a los múltiples desafíos del futuro y para que se logren los objetivos.

Se debe mejorar la colaboración internacional para alcanzar los objetivos mundiales. Los programas conjuntos de innovación crean oportunidades de mercado que benefician tanto a los fabricantes como a los usuarios de las tecnologías, al tiempo que contribuyen a una transformación más rentable de los sistemas energéticos mundiales. La colaboración con los agentes locales para crear nueva capacidad y compartir las mejores prácticas puede apoyar la acción política nacional adaptada a las circunstancias locales.

El apoyo político a la tecnología debe acelerarse en todas las etapas del ciclo de la innovación. El apoyo público debe medirse y orientarse a todas las fases de la innovación (incluida la investigación, el desarrollo, la demostración y el despliegue) para facilitar tanto la innovación, como las medidas de despliegue de tecnologías específicas. Iniciativas como los Programas de Colaboración Tecnológica de la AIE son plataformas clave para coordinar y acelerar los esfuerzos globales.

La política, las finanzas y los mecanismos de mercado deben adaptarse para apoyar nuevos modelos empresariales necesarios para el cambio del panorama tecnológico. Los diseños de mercado y las regulaciones deben aprovechar la oportunidad que trae un mayor acceso a la información energética para permitir nuevos modelos de intercambio de energía. Debería establecerse un diálogo institucional y una coordinación más eficientes entre los gobiernos nacionales, regionales y locales, así como con otros agentes interesados en la energía, para acelerar la transformación del sector energético y descubrir nuevas soluciones.

Los responsables políticos deben comprender mejor las oportunidades y desafíos que surgen de la creciente digitalización en el sector energético. La digitalización y el sector de la energía están convergiendo cada vez más, trayendo nuevas perspectivas así como riesgos. Se necesitan mejores datos y un análisis más riguroso para asegurar que la digitalización y el panorama energético cambiante trabajen juntos de la manera más sensata y rentable.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

4 + 7 =