La Fundación Renovables asegura que es viable cerrar las centrales nucleares en 2024 y acabar ya con el carbón

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Fundación Renovables asegura que es “viable” y que supone una “oportunidad” cerrar las centrales nucleares en 2024 y reitera su reclamación de exigir un plan de cierre del carbón que debía haber supuesto el cese de la actividad antes de 2015, así como prohibir las prospecciones de combustibles fósiles.

La postura ha sido expuesta en el marco de la ponencia de relaciones con el Consejo de Seguridad Nuclear de la Comisión de Energía del Congreso donde ha fundación considera que estas propuestas forman parte del cambio de modelo energético.

Así, la fundación asegura que es viable cerrar los reactores al término de su licencia de operación, lo que supondría prescindir de esta tecnología en 2024. “La energía como vector de cambio para una nueva sociedad y una nueva economía” y que contempla más de trescientas actuaciones concretas para llevar a cabo el cambio de modelo energético que España y que, además, supone una oportunidad.

La fundación insiste en que la energía es un bien básico y escaso que debe estar por encima de los intereses económicos que se generan a su alrededor para “recuperar el atributo de utilidad pública” lo que cobra todo su sentido a la hora de abordar el tema de prolongar o no la vida de las centrales nucleares.

El patrono de la Fundación Renovables, Sergio de Otto, ha manifestado que se deben anteponer los intereses generales a los de las empresas titulares de dichas instalaciones, que serían las “únicas beneficiadas de esa prórroga”.

Asimismo, considera que las plantas nucleares son insostenibles, medioambientalmente no asumibles y no competitivas para la sociedad”. Por ello, a su juicio la nuclear “no forma parte del escenario energético deseable para España”.

En su propuesta de cierre, expone que se debe acometer una auditoría técnica sobre el estado de las mismas y la definición de la fecha de cierre anticipado en función de la generación de residuos, criterios de seguridad y la viabilidad de su almacenamiento. El funcionamiento de las mismas deberá asumir todos los elementos de coste en cuanto a cobertura de riesgos y a las dificultades de gestionabilidad, así como las inversiones necesarias para mantener el máximo grado de seguridad.

En cuanto al almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares valora que “solamente tiene sentido” si es un elemento más del plan de cierre y desmantelamiento de las centrales nucleares y no debe, de ninguna manera, plantearse y decidirse su construcción si no hay, previamente, un plan de cierre programado de centrales.

En todo caso, pide para la nuclear un plan de transición justa como el del carbón, que conlleve la dinamización y diversificación económica de las zonas afectadas y la movilización de inversiones público-privadas para crear empleo de calidad en sectores emergentes más sostenibles.

Como alternativa, De Otto aboga por la energía renovable como la más “sostenible, socialmente más justa, competitiva y al alcance de todos los países como son las energías renovables, potenciar el autoconsumo, aumentar la capacidad de bombeo, el biogás y en la medida de lo necesario el parque de ciclos combinados como apoyo transitorio.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

1 × 4 =