Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Francia es el segundo productor mundial de electricidad en centrales nucleares, por detrás de Estados Unidos, pero es el país más dependiente de esta fuente de energía, del que proceden tres cuartos de su consumo eléctrico y el 18% del consumo de energía final. A día de hoy, cuenta con 58 reactores repartidos en 19 centrales, que, en total, suman una capacidad de generación de 63GW, pero su futuro es incierto.

En 2015 Francia aprobó su Ley de Transición Energética para el crecimiento verde en donde se pretende diversificar la producción de electricidad y reducir al 50% el peso de la energía nuclear en el mix eléctrico en el horizonte 2025. Una Ley que, al parecer, seguirá adelante bajo el mandato del nuevo presidente Emmanuel Macron.

Si se pone en práctica plenamente, la idea podría forzar el cierre de hasta 20 de los 58 reactores del país y poner en peligro la potente industria nuclear francesa. Debido a que el país galo se ha centrado en desarrollar la energía nuclear, se ha quedado rezagada en tecnologías rivales, como la eólica, la solar y la biomasa, y ahora debe tomar medidas para ponerse al día rápidamente.

Pero, mientras tanto, ¿qué hacer con tanta tecnología, tanta industria y tanto conocimiento en torno a esta energía? Buscar nuevos mercados más allá de sus fronteras. Ayer, un total de 24 empresas españolas y una docena de francesas del sector nuclear se reunieron en Madrid, en la III Jornada Hispano-Francesa, para estrechar lazos comerciales y para buscar posibles alianzas entre las empresas de ambos países.

Según Belén Jiménez Ruiz, Business France Invest, “Francia ha perdido puntos en internacionalización al estar demasiado centrada en el mercado interior pero España ha salido mucho al exterior, lo que le hace muy interesante para las empresas francesas”.

No le falta razón. Según el último informe de Foro Nuclear, “el sector, reconocido internacionalmente, exporta tecnología, servicios y productos a más de 40 países“, de hecho, “la internacionalización de las actividades nucleares se ha afianzado en los últimos años y se ha visto favorecida por el crecimiento del mercado, la seguridad normativa y la estabilidad regulatoria en aquellos países donde ha expandido su actividad”.

Por ejemplo, las empresas españolas dedicadas a la fabricación de bienes de equipo (las que se encargan desde la producción de equipos principales hasta turboalternadores, válvulas, grúas, tuberías, calderería o equipos para la manipulación y almacenamiento de combustible), en la actualidad, dedican más del 80% de su producción anual a la exportación. Y es un suma y sigue en el resto de la industria española.

Pero el peso de la industria nuclear francesa es muy superior a la española. Al menos dentro de sus fronteras. Representa cerca del 2% del PIB francés, mientras que en España ronda el 0,27% del PIB nacional. Y de acuerdo con la Sociedad Francesa de Energía Nuclear (SFEN), emplea a unas 220.000 personas, de las que 40.000 trabajan directamente en las centrales, mientras que en España emplea a más de 27.500 personas de forma directa e indirecta.

Los franceses, pese a estos datos apabullantes, necesitan ‘partners’ para salir al exterior, para desarrollar nuevos reactores en países emergentes, como el caso de China, e incluso para ofrecer sus productos a otros sectores, como es el caso del aeronáutico.

Pero, ¿qué ofrece la industria nuclear francesa a las empresas del sector españolas? No solo su know-how de décadas, sino su capacidad tecnológica y sus inversiones en I+D+i, como es el caso del desarrollo del reactor experimental ITER, basado en la fusión nuclear, y la puesta en marcha de la construcción de un reactor nuclear de tercera generación, el EPR.

“No vamos a competir en costes con China o Rumanía pero sí en I+D+i”, concluye la experta, “y en nuestro país nos enfrentamos a varias amenazas como las potencias de los países emergentes, la presión anti-nuclear y la competencia renovable”. Es el momento de abrir las puertas y buscar nuevos horizontes para el sector nuclear francés.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × 4 =