La Justicia obliga a Garoña a instalar un sistema de refrigeración para operar

0
Central nuclear de Garoña. FOTO: Iberdrola
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Central nuclear de Garoña. FOTO: Iberdrola
Central nuclear de Garoña. FOTO: Iberdrola

El TSJCyL ha rechazado un recurso de la propietaria de la central de Garoña y da la razón a la Confederación Hidrográfica del Ebro, que estableció que la planta no puede devolver al Ebro el agua que utiliza en su refrigeración a más de 30 grados, por lo que tendrá que construir una torre de refrigeración.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León desestima así al recurso planteado por Nuclenor y obliga a la central nuclear a implantar un sistema de refrigeración, según la sentencia.

La Confederación del Ebro, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, estableció en 2013 que el agua no podía volver al embalse de Sobrón, en el Ebro, a más de 30 grados y, en cualquier caso, no podía calentarse más de tres.

Este pronunciamiento de la Confederación se produjo tras una denuncia de Greenpeace que aseguraba que el embalse de Sobrón alcanzaba temperaturas casi tropicales y era un nido de especies invasoras, como el mejillón cebra.

Según ha explicado a Efe Francisco Castejón, portavoz de Ecologistas en Acción para temas nucleares, la central solo tiene dos opciones para cumplir las condiciones que impone la CHE y el TSJCyL ahora: construir una torre de refrigeración, con un coste de entre 10 y 20 millones de euros, o parar la planta cada vez que supere la temperatura máxima, lo que sería más costoso y complicado.

Garoña obtuvo una concesión de la CHE para tomar agua del Ebro, que utiliza para refrigerar el reactor, lo que requiere unos 25.000 litros por segundo, que suponen 67 hectómetros cúbicos al mes.

Castejón reconoce que los nuevos sistemas para refrigerar el agua antes de devolverla al cauce fluvial son ahora más baratos que hace unos años, al sustituir las grandes torres -como la de la central de Trillo- por sistemas modulares, más pequeños y baratos, como los de las nucleares de Zorita y Almaraz.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Once − 2 =