La NASA selecciona cinco modelos de avión eléctrico diseñados por universitarios para hacerlos realidad en 2020

0
El diseño Vapor.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La NASA vuelve a sorprender con una especie de Operación Triunfo con los universitarios de EEUU. La agencia aeroespacial norteamericana ha realizado un concurso en el que pedía a estudiantes universitarios de Ingeniería Aeroespacial el diseño de un avión eléctrico con el objetivo de que entre en servicio en 2020.

La agencia ha recibido proyectos de una veintena de centros universitarios de todo EEUU. De estos modelos, la NASA ha seleccionado a cinco de ellos con los que va a trabajar para después quedarse con uno de ellos. En el concurso había dos categorías: estudiantes de posgrado y los que aun no lo habían aprobado.

El diseño Vapor.
El diseño Vapor.

Hubo un único ganador en la categoría de posgrado. Se trata del proyecto Vapor. El autor es Tom Neuman, un estudiante graduado con Maestría en Ingeniería Aeroespacial en el Laboratorio de Diseño de Sistemas Aeroespaciales en el Instituto de Tecnología de Georgia. Su diseño tiene unas hélices traseras montadas que, según Neuman, fueron modeladas por ordenador para lograr el 92% de eficiencia. Posee también un tren de aterrizaje retráctil para reducir aún más la fricción.

Diseñado para ser accionado por una membrana de intercambio de protones de las células de combustible (PEMFC), Neuman afirma haber modelado una energía específica de 800 Wh/kg en su estudio de diseño con una impresionante eficiencia del 55%. Con esta configuración, se espera que Vapor sea capaz de navegar unos 1.482 kilometros a una velocidad de crucero de 278 km/h.

En la categoría de pregrado, han sido cuatro los diseños seleccionados:

Bladessa

El avión eléctrico Bladessa.
El avión eléctrico Bladessa.

Es un diseño elaborado por un equipo de estudiantes de la Universidad de California en Davis (UC Davis). El diseño es más convencional con motores montados en las alas gemelas. El sistema eléctrico está diseñado para ser utilizado por un grupo de baterías de iones de litio recargables.

Ethan Kellogg y los miembros del equipo produjeron un diseño cuyo rendimiento es de 250 km/h de velocidad de crucero y una autonomía de 963 kilometros. Posee además 270 caballos de fuerza (200 kW) que pueden albergar un peso máximo de 1.900 kilogramos en el despegue y 320 kg adicionales de carga.

Areion

El modelo Areion.
El modelo Areion.

En segundo lugar se ubicó otro diseño de la UC Davis, esta vez con motor de hélices con un canard adelante. El equipo dirigido por el estudiante de cuarto año de pregrado, Louis Edelman, este modelo permite el uso de la tecnología de flujo laminar natural (NLF) para reducir las necesidades de mayor energía al levantar el vuelo.

El avión es totalmente eléctrico, su potencia, velocidad y autonomía es baja, pero cuenta el avión con un sistema de células de combustible de hidrógeno que proporcionan la energía.

BeamTree PH-10

El modelo BeamTree.
El modelo BeamTree.

El tercer elegido es un diseño de un equipo de la Universidad de Virginia Tech. Con unos 14,7 metros de envergadura, un motor de inducción AC, y tres paquetes de baterías de iones de litio, el BeamTree PH-10 está diseñado para ser capaz de alcanzar una velocidad de crucero de 325 km/h para una distancia impresionante de 1.450 kilometros.

SCUBA Stingray

El SCUBA es un avión eléctrico que se parece a un helicóptero.
El SCUBA es un avión eléctrico que se parece a un helicóptero.

El diseño SCUBA Stingray , realizado por otro participante de la UC Davis, recibió una mención de honor. Diseñado para utilizar un sistema de última generación híbrida de aluminio -aire y un sistema de baterías de almacenamiento de ion litio para largo alcance y capacidad de carga pesada.

Las especificaciones del diseño incluyen una capacidad de carga de hasta cuatro pasajeros, una autonomía de 926 kilometros y una velocidad de crucero de 240 km/h.

Según la NASA, las ideas de estos estudiantes son más que meros ejercicios académicos; se trata de una investigación para la agencia espacial que también incluye encontrar otras maneras de reducir la dependencia de combustibles fósiles y reducir las emisiones contaminantes en el sector de la aviación, incluyendo la disminución de ruido alrededor de los aeropuertos.

“La investigación y el pensamiento crítico que entró en cada uno de estos diseños fue muy impresionante”, dijo Jaiwon Shin, administrador asociado de la NASA para la aeronáutica. “Está claro que hay una nueva generación de innovadores aeronáuticos casi listos para dejar su huella en el futuro de la aviación”.

Se invitará a los ganadores de este desafío para visitar la NASA en octubre para presentar su trabajo.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

4 × tres =