Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Le energía nuclear ha demostrado este mes de abril que es una tecnología imprescindible para España a día de hoy. Sin ella, habría que haber cubierto buena parte de la demanda con centrales térmicas, tanto de carbón como ciclos combinados, con los consecuentes aumentos de emisiones de gases de efecto invernadero.

Este abril, la energía nuclear ha cubierto a día 28, el 27,5% de la demanda eléctrica del país, un porcentaje que no se suele ver por estas fechas. Francamente, esto ha sucedido porque la demanda eléctrica ha caído más de lo esperado y se ha dejado más de un 5% respecto al mes pasado.

Que haya caído la Semana Santa en abril ha sido una de las causas de esta fuerte caída del consumo eléctrico, tanto de las empresas como de los ciudadanos de a pie.

En total, la nuclear ha producido a 28 de abril, 4.605 GWh de energía eléctrica, un dato tan bajo que no se veía en abril desde 2013. Lo normal por estas alturas de año la nuclear generaría más de 5.000 GWh, pero claro si cae tanto la demanda, el porcentaje es más alto de lo normal.

Ahora bien, si no es por la eólica, el papel de las renovables hubiese sido paupérrimo, y eso que ha sido un abril único en energía solar. Más de un 7% procede de la fotovoltaica y la termosolar, y el viento ha conseguido generar el 22% de la demanda, para un total de 3.710 GWh, el mes más bajo de eólica en lo que va de año.

Gracias a ello, a la caída de la demanda y al papel fundamental de la nuclear y la eólica, las centrales térmicas han aminorado bastante su producción respecto a meses anteriores. Así, el carbón solo ha generado el 10,7% de la demanda, mientras que la cogeneración se ha colado como tercera fuente de energía con más del 12,5%.

A pesar de que no hay agua (España tiene más de un 30% menos de capacidad energética en los pantanos). Al no haber agua, la capacidad de producción a través de hidráulica es muy baja, por lo que si no hubiese nuclear en España, habría que haber quemado carbón a espuertas y encendido los ciclos casi como nunca.

Si hay que cumplir con la reducción de emisiones, la nuclear se perfila como una tecnología imprescibdible. Otra cosa es que los pantanos estén a tope, y se instale mucha más renovable en los próximos años. Pero sin almacenamiento, la nuclear solo podría ser sustituida con energía térmica y con ello se incumplirían los compromisos adquiridos en París sobre cambio climático.

En un momento como el actual, que haya sucedido esto en abril, abre las puertas a que la nuclear continue durante bastantes más años en España.

Ahora, la pelota está en el tejado del Gobierno, que si mira un poco los actuales datos, dejará el mix eléctrico como está, al menos unos años más. Ya lo ha dicho el ministro Nadal en varias ocasiones. España no puede prescindir de ninguna tecnología a día de hoy. Otra cosa será en unos 10 años.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

diecinueve − 9 =